sábado, 20 de agosto del 2022

Carles Puigdemont denuncia a las cloacas del Estado y exige que España rectifique y pida perdón

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

El president legitimo en el exilio, Carles Puigdemont, ha denunciado que la «defensa de la unidad de España ha llevado a conductas criminales gravísimas». Así valoró las declaraciones de Villarejo, en las que acusa al CNI de estar vinculado con el cerebro de los atentados del 17-A. Es decir, que el Estado permitió el ataque por “dar un susto” a Catalunya, tal como hemos ido informando.

Puigdemont ha denunciado que «el Estado español tiene responsabilidad en los atentados terroristas de 2017 en Barcelona» y ha lamentado la negativa a investigar a fondo las conexiones del cerebro del atentado con los servicios secretos españoles. El president en el exilio ha puesto de manifiesto que el excomisario de la Policía Nacional ha estado «en el centro de las cloacas que hay en el Estado» y ha apuntado que «sabe de qué habla».

- Publicidad -

El president legitimo en el exilio ha lamentado que «la cloaca española sesgó la vida de 15 personas inocentes y provocó más de cien heridos para enviar un mensaje al pueblo de Catalunya». En otras palabras, ha expresado que el Estado no actuó, con una finalidad política de atemorizar al pueblo que «se disponía a celebrar el referéndum de independencia». Por tanto, ha dejado claro que se utilizó el atentado como un arma política para atemorizar al independentismo.

Puigdemont ha lamentado que hubo algunos políticos españoles que advirtieron «que pasarían cosas» y exige explicaciones al jefe del Estado y al presidente del Gobierno y ha añadido que «España no puede ser un socio fiable en la lucha contra el terrorismo si no actúa”.

- Publicidad -

Ha pedido la creación de una comisión parlamentaria para encausar a los responsables policiales de los servicios de información involucrados en este crimen y juzgarlos. Puigdemont ha sido firme y dijo que mientras España no lo haga, no será de fiar.

El 130º presidente de Catalunya ha defendido que en la cultura política española «se acepta como un mal menor, de forma indolente, el precio que hay que pagar para defender su unidad». Puigdemont ha lamentado que «mancharse las manos de sangre para defender a la patria tiene aceptación en determinados sectores de la sociedad la política y los medios españoles».

- Advertisement -

Por último, ha afirmado que este posicionamiento en la cultura política de Europa debería horrorizar. «Las víctimas de ese crimen tan espantoso, las familias a las que he oído llorar y preguntarse «por qué» tantas veces, merecen que España rectifique, depure y les pida perdón» ha remachado.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.