lunes, 30 de enero del 2023

Los Borbones ‘de luto’: Muere súbitamente Albert Solà que decía ser hijo del rey emérito

Solà, de 66 años, se desplomó en el bar de La Bisbal al poco de entrar donde acudía cada noche al salir de trabajar. El Supremo no aceptó su demanda de paternidad en el 2015, pero él dice que el CNI acreditó "al 99,99%" ser quien decía que era...

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

Albert Solà Jiménez, de 66 años, murió de un infarto de corazón el sábado. A las 10, entraba en un bar de la localidad que solía frecuentar, Pa i Trago, en La Bisbal (Girona) y tras pedir una copa de vino cayó al suelo en el local y falleció por causas que apuntan a una muerte natural, según fuentes policiales.

Conocido porque aseguraba ser hijo del rey emérito, Juan Carlos I. Solà acudió a los tribunales para intentar demostrar que Juan Carlos I era su padre. En 2015, el Tribunal Supremo no aceptó a trámite su demanda porque consideró que ocultaba datos, era inconsistente y no presentaba una prueba de ADN.

- Publicidad -

«Juan Carlos de Borbón tenía 18 años cuando dejó embarazada a mi madre biológica en Barcelona, en la posguerra», contaba este hombre, que creció en un orfanato y fue adoptado a los 8 años por una pareja que lo llevó a una masía en Sant Climent de Peralta, cerca de Palafrugell.

En 2019, Solà publicó una autobiografía titulada El Monarca de La Bisbal -Ediciones B- (Penguin Random House), en el que aportaba pruebas que, según defendía, apuntalaban su discurso. El bisbalense aseguraba que en su expediente de adopción aparecían las palabras “chupete verde”, un término que haría referencia a ser hijo de sangre real.

Ingrid Sartiau, hermana de Albert Solà, y su teórico padre…
- Publicidad -

El posible hijo de Juan Carlos I aseguró que los servicios secretos le practicaron una prueba de ADN y que acreditó «al 99,9» que el rey emérito era su progenitor. «Los del CNI a mí me llamaban el principito», confesaba Solà, que dijo que se declaró juancarlista hasta que se sintió defraudado. Y como también indicamos aquí, no han sido los únicos.

Así Solà insistía en que él era el primogénito y, por tanto, el heredero al trono de España. Investigando, descubrió que tenía una hermana en Bélgica, Ingrid Sartiu, e interpusieron conjuntamente una demanda de paternidad en el Tribunal Supremo, que fue rechazada por la inviolabilidad del entonces Rey.

- Advertisement -

De su historia se hizo eco incluso The New York Times. En un reportaje publicado en junio de 2021, Solà explicaba que, considerado huérfano, fue criado por unos campesinos. Y que posteriormente, acabó sabiendo a través de comentarios y personas que se le acercaban que era hijo del rey emérito.

A lo largo de su vida escribió más de un centenar de cartas el Rey Emérito, con la esperanza de poder encontrarse con él en persona. No obstante, Solà dejó claro que no aspiraba a ser coronado. «Grabé un documento en vídeo en el que renunciaba a la Corona y a los derechos dinásticos. Eso lo tiene el Centro Nacional de Inteligencia»…

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.