martes, 27 de septiembre del 2022

España y Portugal lideran una mortalidad inesperada en Europa

Los expertos sanitarios apuntan a la combinación de la pandemia y sus consecuencias con el efecto del cambio climático y el aumento global de temperaturas, pero algunos señalan al efecto de las vacunas.

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

Una mezcla explosiva formada por la Covid-19 sumada a su efecto en los sistemas de salud nacionales, el aumento en la circulación de otros virus y las consecuencias directas e indirectas del aumento global de las temperaturas, están dejando este 2022 un exceso de muertes que no se explica en base a ningún factor concreto o por sí mismo. Con un total de seis millones y medio de muertes desde que apareció el nuevo virus, el mundo asiste ahora a unos niveles de defunciones similares a los de 2020, pero esta vez para buscar al culpable no hay que mirar a Wuhan.

En Europa, el exceso de fallecidos es del 6,2%, con datos de junio de 2022, los últimos actualizados por Eurostat. Pero entre estos destaca la península ibérica, con Portugal reportando un exceso del 23,9% y España en segundo lugar con el 16,7%. Pero también Estonia, Suiza, Grecia, Austria, Países Bajos, Noruega, Alemania o República Checa reportan mortalidades que superan en un 10% lo que se podría esperar para estas fechas.

- Publicidad -

Solo en el mes de julio, en España fallecieron 11.233 personas más de lo esperado, de las que 2.201 se podrían explicar por las altas temperaturas, según el último informe actualizado del sistema de monitorización de la mortalidad diaria por todas las causas (MoMo). El total de muertos inesperados en lo que va de año asciende hasta las 30.479 personas, casi la mitad del exceso que dejó el primer año de pandemia.

Los expertos indican que son necesarios más datos y que se necesita un trabajo urgente para comprender completamente la raíz del problema. Una hipótesis apunta a que el exceso se debe a una combinación del riesgo cardiovascular elevado después de la infección por Covid-19, a los retrasos actuales para el tratamiento urgente en el NHS con tiempos de espera para las ambulancias y para la admisión en urgencias extremadamente altos. Pero hay voces discordantes que señalan directamente a las vacunas…

- Publicidad -

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.