viernes, 12 de agosto del 2022

El New England Journal of Medicine sugiere relación entre la vacuna-Covid y miocarditis y problemas neurológicos

|

Más noticias

Beatriz Talegón
Beatriz Talegón
(Madrid, 5-5-1983) Licenciada en Derecho por la UAH, estudios en economía del desarrollo por la LSE en Pekin. Analista política. Ex Secretaria General de la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas Actualmente colabora como analista política en distintos medios de comunicación (prensa escrita, radio y televisión).
- Publicidad -

El prestigioso diario sobre información científica y médica, el New England Journal of Medicine ha publicado recientemente un estudio que apunta al «posible papel de los anticuerpos antiidiotípicos en la infección y la vacunación contra el SARS-COV2». El estudio puede leerse directamente aquí.

A continuación rescatamos algunos de los puntos que consideramos más relevantes para nuestros lectores: «El desarrollo de múltiples vacunas eficaces ha sido fundamental para el control de la pandemia, pero su eficacia se ha visto limitada por la aparición de variantes virales, y las vacunas pueden asociarse con efectos tóxicos o fuera del objetivo poco frecuentes, incluidas reacciones alérgicas, miocarditis y trombosis y trombocitopenia inmunomediadas en algunos adultos sanos. Es probable que muchos de estos fenómenos estén mediados por mecanismos inmunitarios. ¿Cómo podemos entender esta diversidad de respuestas inmunes en diferentes personas?»

- Publicidad -

A continuación el texto analiza las respuesta inmunes antiidiotípicas. «La Hipótesis de la Red, formulada en 1974 por Niels Jerne, describió un mecanismo por el cual las respuestas de anticuerpos a un antígeno inducían por sí mismas respuestas de anticuerpos posteriores contra el anticuerpo específico de antígeno.

Cada anticuerpo que es inducido y específico para un antígeno (denominado anticuerpo «Ab1») tiene regiones inmunogénicas, particularmente en sus dominios de unión al antígeno de región variable, que son únicas como resultado de la recombinación genética de inmunoglobulina variable, diversidad y unión ( Genes VDJ); La recombinación de VDJ da como resultado secuencias de aminoácidos nuevas y, por lo tanto, inmunogénicas llamadas idiotopos, que luego son capaces de inducir anticuerpos específicos contra anticuerpos Ab1 como una forma de regulación negativa. Se ha propuesto un paradigma similar para las células T. Sin embargo, estas respuestas inmunitarias reguladoras también son capaces de hacer mucho más. Los paratopos, o dominios de unión a antígeno, de algunos de los anticuerpos anti-idiotipo (o «Ab2») resultantes que son específicos para Ab1 pueden parecerse estructuralmente a los de los propios antígenos originales. Por lo tanto, la región de unión al antígeno Ab2 puede representar potencialmente una imagen especular exacta del antígeno diana inicial en la respuesta Ab1, e incluso se han examinado los anticuerpos Ab2 para su uso potencial como sustituto del antígeno en estudios de vacunas. Sin embargo, como resultado de este mimetismo, los anticuerpos Ab2 también tienen el potencial de unirse al mismo receptor al que se dirigía el antígeno original.

- Publicidad -

Por lo tanto, los anticuerpos Ab2 que se unen al receptor original en las células normales tienen el potencial de mediar efectos profundos en la célula que podrían resultar en cambios patológicos, particularmente a largo plazo, mucho después de que el antígeno original haya desaparecido

Continúa el texto señalando que: «Este aspecto de la regulación de las respuestas de las células inmunes fue postulado por Plotz en 1983 como una posible causa de autoinmunidad que surge después de una infección viral 5 y desde entonces ha sido apoyado experimentalmente por la transferencia directa de anticuerpos anti-idiotipo. Los anticuerpos Ab2 generados contra el enterovirus coxsackievirus B3 en ratones pueden unirse a antígenos de miocitos, lo que resulta en miocarditis autoinmune, y las respuestas antiidiotípicas pueden actuar como agonistas del receptor de acetilcolina, lo que lleva a síntomas de miastenia gravis en conejos. 7 Además, al mostrar la imagen especular del antígeno viral, el Ab2 solo puede incluso imitar los efectos deletéreos de la propia partícula del virus, como se ha demostrado con el antígeno del virus de la diarrea viral bovina.»

- Advertisement -

Proteína spyke

«Para la infección por SARS-CoV-2, la atención se centra en la proteína spyke (S) y su uso crítico del receptor de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) para ingresar a la célula. Dado su papel fundamental en la regulación de las respuestas de angiotensina, muchos efectos fisiológicos pueden verse influenciados por la participación de ACE2. 

La proteína S en sí tiene un efecto directo sobre la supresión de la señalización de ACE2 mediante una variedad de mecanismos y también puede activar directamente receptores de tipo toll e inducir citocinas inflamatorias.

Las respuestas anti-idiotipo pueden afectar la función de ACE2, lo que resulta en efectos similares. Sin embargo, las evaluaciones preclínicas y clínicas de las respuestas de anticuerpos a las vacunas contra el SARS-CoV-2 se han centrado únicamente en las respuestas de Ab1 y la eficacia neutralizadora del virus. La delimitación de posibles respuestas anti-idiotipo tiene dificultades inherentes debido a la naturaleza policlonal de las respuestas, la cinética dinámica y la presencia concurrente de anticuerpos Ab1 y Ab2. Además, la expresión de ACE2 dentro de células y tejidos puede ser variable.

Es probable que las diferentes construcciones de la vacuna (ARN, ADN, adenoviral y proteína) también tengan efectos diferenciales en la inducción de Ab2 o en la mediación de los efectos de la vacuna que difieren de las respuestas a la infección. Es posible que algunos efectos fuera del objetivo no estén directamente relacionados con las respuestas de Ab2. La asociación de eventos trombóticos con algunas vacunas contra el SARS-CoV-2 en mujeres jóvenes y la función etiológica de los anticuerpos anti-factor 4-polianión plaquetario puede ser el resultado del vector adenoviral. Sin embargo, la ocurrencia notificada de miocarditis después de la administración de la vacuna tiene similitudes sorprendentes con la miocarditis asociada con los anticuerpos Ab2 inducidos después de algunas infecciones virales.»

«Los anticuerpos Ab2 también podrían mediar los efectos neurológicos de la infección o las vacunas del SARS-CoV-2, dada la expresión de ACE2 en los tejidos neuronales, los efectos neuropatológicos específicos de la infección por el SARS-CoV-2 y la similitud de estos efectos con la infección mediada por Ab2 efectos neurológicos observados en otros modelos virales

Conclusión

Señala el escrito que: «sería prudente caracterizar completamente todas las respuestas de anticuerpos y células T al virus y las vacunas, incluidas las respuestas de Ab2 a lo largo del tiempo. 

Usar ratones transgénicos huACE2 y cruzarlos con cepas que están predispuestas a la autoinmunidad u otras condiciones patológicas humanas también puede proporcionar información importante.

La comprensión de las posibles respuestas de Ab2 también puede proporcionar información sobre el mantenimiento y la eficacia de Ab1 y sobre la aplicación de agentes terapéuticos basados ​​en anticuerpos.

Sin embargo, se necesita mucha más investigación científica básica para determinar el papel potencial que puede desempeñar la inmunorregulación basada en idiotipos de las respuestas humorales y mediadas por células, tanto en la eficacia antiviral como en los efectos secundarios no deseados tanto de la infección por SARS-CoV-2 como de las vacunas que protegen nosotros de ella.2

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.