miércoles, 05 de octubre del 2022

El confinamiento tensa el desapego en La Zarzuela

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

Se afirma en difeentes debates que el confinamiento por la pandemia de coronavirus va a dar un trabajo extra a abogados y juristas por los consiguientes divorcios que está provocando el mismo. Pero no solo en las parejas mundanas y normales, tambien a los de ‘sangre azul’, alta alcurnia y rancio abolengo.

La escritora especialista de la Casa del Rey, Pilar Eyre hace unos días comentaba en la publicación Lecturas que la Familia Real, esta cada vez más a la gresca. El emérito estaba a un paso del divorcio de la exreina consorte con la que ya no hacía vida, pero con la avanzada edad él mismo lo había declinado.

- Publicidad -

Pero es que según esta periodista los monarcas actuales no tiene tampoco relación con el emérito. “Los reyes actuales y los eméritos no se ven ni cruzan palabra. Don Juan Carlos se entera de las actividades de su hijo por la prensa”, apunta Eyre. Y parece ser que es para evitar el divorcio de los actuales monarcas, Felipe de Borbón, y Letizia Ortiz.

No es ningún secreto que la reina Letizia y el rey emérito Juan Carlos I nunca han tenido una relación cordial. Incluso los más monárquicos aceptan que entre ellos no existe precisamente una relación idílica. Los motivos son muchos, pero no son pocos los que aseguran que Letizia no ha olvidado, ni olvidará, las presiones que recibió Felipe al inicio de su relación por parte de sus padres para que se alejara de Ortiz.

- Publicidad -

Parece ser que Juan Carlos I consideraba que Letizia no era una mujer adecuada para su hijo y muchos menos una mujer preparada para ser la futura reina de España. Es por eso que, con la ayuda de sus hijas y de los amigos de Felipe, intentaron hacer que el futuro rey se alejara de Letizia. Pero no lo consiguieron.

El mapa de los Borbón y Grecia y los Ortiz Rocasolano, confinados y desperdigados por el ‘mapa’.

Fue a partir de entonces, una vez quedó más que claro que la ganadora de esa ‘batalla’ había sido Ortiz, cuando Letizia tomó la decisión de alejarse todo lo posible de su familia política. Y claro, ahora que es ella reina, no tiene ningún reparo en no tener el más mínimo contacto con sus suegros.

- Advertisement -

De hecho, cuentan especialistas desde La Zarzuela que, incluso ahora en pleno confinamiento, los dos hacen los posible para no verse. Parece ser que, si uno de los dos saben que va a cruzarse con el otro, cambia el rumbo para evitarlo.

Un lío en el cual el rey Felipe no quiere intervenir. Sabe muy bien que las posturas son irreconciliables y que, por mucho que intente mediar, ni Letizia ni su padre darán su brazo a torcer. Entre otras cosas porque los dos tienen muy claro que, por mucho que de cara a la galería deban guardar las apariencias, dentro de palacio no tienen porque disimular.

El tambien periodista, Jaime Peñafiel, convirtió la Zarzuela en el escenario de una reyerta a navajazos que ‘mató’ a Juan Carlos I. La columna semanal del veterano periodista es la crónica negra de un asesinato real, repartiendo a diestro y siniestro contra todos… menos, evidentemente, contra su ídolo descarriado, corrupto y sacrificado por su propio hijo. No solo eso: insinúa una razón demoledora y maquiavélica: Que caiga Felipe.

La realidad supera siempre a la ficción. El confinamiento no es solo cosa de vasallos, tambien trae dolores de cabeza a la Monarquia #MarcaEspaña. El escritor George R.R. Martin, autor de «Juego de Tronos« es un aficionado comparado con lo que se cuece en La Zarzuela, si un día saliera a la Luz.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.