viernes, 12 de agosto del 2022

Las crisis siempre son más preguntas que respuestas

|

Más noticias

- Publicidad -

En los dos artículos que envié durante el mes de junio a esta sección de Las Repúblicas, y que se publicaron los días 5 y 18, se planteaban un total de doce preguntas.

A la velocidad que transcurre la política, puede ser conveniente hacer hoy un primer repaso de las respuestas que el devenir nos haya podido regalar.

- Publicidad -

Aunque seremos generosos con nosotros mismos y nos concederemos otra oportunidad antes de ponernos la nota, lo decente es advertir primero que si no conseguimos ni siquiera un aprobado bajo será por alguna de las siguientes causas:

1.    No sabemos preguntarle a la vida y tenemos que seguir aprendiendo.

- Publicidad -

2.    Planteamos preguntas retóricas tipo A, porque conocemos las respuestas.

3.    Planteamos preguntas retóricas tipo B, porque sabemos que no hay respuestas.

- Advertisement -

El día 5 nos preguntábamos sucesivamente sobre, primero, legislar embargos provisionales contra organizaciones sentenciadas por corrupción, como el PP, ante las noticias de venta de sedes debido a la reducción de ingresos institucionales; segundo, las intervenciones de Bruguera, por una parte, y Quim Torra, por otra, en la XXXV Reunión del Cercle d’Economía de Catalunya; y tercero, sobre las reacciones de los partidos del 155 ante la condena a España del Comité de la ONU por lo de los presos políticos catalanes.

Los tres asuntos están “vivos” y, por tanto, se van produciendo noticias colaterales, pero no tenemos ninguna respuesta concluyente.

El día 18 las preguntas que nos hacíamos eran relativas a la formación del Gobierno en España y, aunque el asunto todavía no está resuelto, si parece haber consenso sobre la idea de que Iglesias ha fracasado en su intento de fortalecer su posición en Podemos consiguiendo un ministerio para sí mismo, tal como ayer, también, afirmaba Sánchez-Cuenca en InfoLibre, en una de sus habituales reflexiones y bajo un título que no podía ser más explícito: “Peor que niños”.

Pero, aunque el tiempo transcurrido no nos ha respondido a lo demandado, si nos atosiga con nuevas dudas, a la misma o más velocidad que decíamos al principio. Veamos dos nuevos escenarios.

Primera. El Tribunal Supremo, en contra de la fiscalía, plantea una cuestión prejudicial ante el TJUE sobre la inmunidad de Oriol Junqueras. Pocos días antes, el presidente del citado TJUE había estado en un acto en Madrid, cena incluida, con lo más granado de la Justicia española. La previa es que el TS, en una decisión de verdadero escándalo incluso en lo formal, impidió a Junqueras realizar ante la JEC el mismo trámite para conseguir su acta de diputado europeo que, en cambio, sí le había consentido para ser diputado en el Congreso español, a sabiendas de que el citado Congreso lo iba a suspender acto seguido, en otra sucesión de decisiones que han vuelto a pisotear la separación de poderes en España. Pérez Royo ha opinado que la cuestión prejudicial es una decisión prudente y acertada del TS, pero nos hacemos algunas preguntas:

¿Pudo Marchena enterarse en la cena del sentido de la respuesta a la cuestión prejudicial que aún no había enviado al TJUE?

¿Busca Marchena conseguir una resolución judicial europea cuyo texto, quizás insinuado en aquella cena, permita deducir también una exclusión de inmunidad para Puigdemont y Comín, igualmente europarlamentarios, aunque la prejudicial solo se haya planteado para Junqueras?

Segunda. Tras encabezar la candidatura del PSOE a las elecciones europeas, Borrell anuncia que no pisará ese Parlamento como diputado. Posteriormente, es nombrado jefe de la diplomacia en la Comisión Europea. Conociendo al catalán, socialista y, sobre todo, muy suyo, y también a la vista de las tensiones que se han sucedido para la elección de todos los cargos en Europa no es fácil pensar que Sánchez tuviera amarrado ese futuro para Borrell. Es entonces cuando nos preguntamos:

¿Tenía Borrell pactado con el PSOE lo de no ser eurodiputado en ningún caso, incluso antes del 26 de mayo, ante el peligro de tener que encontrarse físicamente en el Parlamento Europeo con el president Puigdemont?

Como dirían Gonzalo Boye, y también un anuncio de la ONCE que no dejaba de sonar hace unos meses, “yo, ahí lo dejo”…

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.