jueves, 29 de septiembre del 2022

El Tribunal Supremo exonera a un mando militar que llamaba “negro” a un soldado

|

Más noticias

Luis Gonzalo Segura
Luis Gonzalo Segura
Exteniente del Ejército de Tierra (expulsado por denunciar presuntos casos de corrupción). Autor de Un paso al frente, Código rojo, El libro negro del ejército español y En la guarida de la bestia.
- Publicidad -

Cuando crees que es imposible que un Tribunal como el Supremo redacte sentencias más bochornosas de las ya redactadas, recordemos cuando cambiaron su propia decisión por presión de la banca, llega la Sala V de lo Militar, y se descuelga con la ratificación del archivo de una denuncia presentada por un soldado al que un subteniente llamaba negro. “Vete negro”, “oye negro”, “trae negro”. Así, sin más, acaban de legitimar el racismo en las Fuerzas Armadas.

En 2016 el Juzgado Togado Militar Territorial nº 11 decidió, como suele ser normal, archivar la denuncia impuesta por un soldado. Además, el soldado denunció que el caso se había cerrado sin practicar absolutamente ningún acto de investigación al respecto.

- Publicidad -

Aunque el soldado sintió que el continuo y reiterado trato del subteniente, que le llamaba “negro”, era constitutivo de un delito de trato degradante, el Tribunal Supremo ha resuelto que se puede llamar “negro” a un militar mientras no exista carga de menosprecio. Porque se ve que “negro” no es suficientemente despectivo para los altos jurídicos castrenses.

Semejante sentencia solo puede tener cabida en una España negra, en unos cuarteles que mayoritariamente votan a la ultraderecha, como se ha demostrado en las últimas elecciones generales.

- Publicidad -

Unas Fuerzas Armadas modernas y democráticas habrían expedientado y expulsado al subteniente por racista, porque solo en la mentalidad de un racista cabe la posibilidad de llamar a alguien por el color de su piel. Y una justicia ordinaria, no militar, como la que existe en casi toda Europa, habría expulsado al mando militar, porque solo un tribunal racista, en este caso la Sala V de lo Militar del Tribunal Supremo junto al resto de tribunales militares que juzgaron el caso (Juzgado Territorial nº 11 y Juzgado Militar Territorial Primero), puede determinar que llamar a un militar, a una persona, por el color de su piel no es un delito.

Un nuevo bochorno de la España ultraderechista, de la España militar, de la Justicia militar.

- Advertisement -

Luis Gonzalo Segura es exteniente expulsado por denunciar corrupción en el Ejército de Tierra y autor de ‘Un paso al frente’ (2014), ‘Código rojo’ (2015) y ‘El libro negro del Ejército español’ (2017).

  • Etiquetas
  • TS
- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.