[Vídeo] Marchena opta por un receso después de que el juicio al procés se convierta en una escena digna de los Hermanos Marx

El juez se ha visto obligado al producirse una situación de confusión sobre el testigo Lluís Corominas.

Javier Melero en el Tribunal Supremo

Lluís Corominas, que había sido vicepresidente del Parlament de Catalunya cuando la presidencia estaba en manos de Carme Forcadell, acudió ayer al Tribunal Supremo español a declarar en el juicio farsa.

Desde LaRepública.cat nos indican que su condición como testigo era especial porque tiene una causa abierta, también por el procés, desde el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. Es por ese motivo que, si lo deseaba, Corominas podía no declarar o, si decidía hacerlo, rechazar ciertas preguntas que afecten su estrategia de defensa.

Durante el interrogatorio de la Fiscalía del Estado, el abogado de su defensa, Javier Melero, que también defiende a Joaquim Forn, interrumpió las preguntas. A partir de aquí se produjo una situación burlesca llena de confusión.

El presidente de la sala, Manuel Marchena, pensó que el testigo ya no respondía a ninguna pregunta a pesar de las insistencias del Fiscal. Por otra parte, Corominas aceptó renunciar al testigo pero Melero pidió que sólo rechazara ciertas preguntas.

Mientras esto ocurría, Marchena ya enviaba a casa al testigo hasta que, ante tal desbarajuste, digno de un guión de los Hermanos Marx, decidieron hacer un receso en el juicio para que el abogado y Corominas pudieran coordinarse.

Vídeo del momento digno de vodevil:

Juicio al Procés desde la sala segunda del Tribunal Supremo.

Exit mobile version