viernes, 19 de agosto del 2022

La inutilidad del voto útil al PSOE

|

Más noticias

Luis Gonzalo Segura
Luis Gonzalo Segura
Exteniente del Ejército de Tierra (expulsado por denunciar presuntos casos de corrupción). Autor de Un paso al frente, Código rojo, El libro negro del ejército español y En la guarida de la bestia.
- Publicidad -

Desde hace un tiempo, como ha sucedido en otros períodos electorales del pasado, gran cantidad de medios de comunicación de apariencia progresista, como Ferreras and Friends (sí, el que come con Villarejo y es amigo de Florentino), han iniciado una campaña para dirigir el voto útil al PSOE. Pero ¿qué utilidad tiene votar al PSOE?

La hemeroteca en estos casos es de un valor incalculable al permitir constatar que votar al Partido Español —que se proclama obrero y socialista— es uno de los mayores favores que puede hacerse a las élites que hoy gobiernan nuestro país mediante un régimen de apariencia democrática. Las mismas que ostentaban el poder durante el franquismo. Las mismas que se han enriquecido mientras la pobreza ha aumentado, la desigualdad cada día es más patente y la precariedad laboral es una constante de nuestro día a día. Recordemos que casi tres millones de niños están en riesgo de pobreza en nuestro país.

- Publicidad -

El PSOE es el partido que en el pasado permitió a Juan Carlos I, un delincuente que se hizo con el poder gracias a la pleitesía que rindió al dictador y genocida Francisco Franco, mantener la corona. Aunque para ello tuviera que renunciar a su propia esencia republicana y traicionar a sus propios muertos. También fue el partido que lejos de terminar con el terrorismo de estado lo amparó y organizó en ese horror conocido como GAL. Y, por supuesto, es el partido que perpetró uno de los mayores engaños de nuestra historia: la entrada en la OTAN.

El post podría continuar relatando traiciones socialistas de gran utilidad para las élites, pero terriblemente dañinas para la ciudadanía. Desde las privatizaciones, que tan lucrativos puestos de trabajo han proporcionado a las élites del partido socialista, hasta el artículo 135 o el asombroso —para muchos— descubrimiento de la verdadera faz de Felipe González o Alfonso Guerra se podrían ir añadiendo párrafo tras párrafo hasta completar, más que una publicación de mil palabras, un libro. Porque si algo ha caracterizado al PSOE durante la Restauración Borbónica de finales del siglo XX ha sido su utilidad. Su voto útil. Porque para evitar que gobernara la derecha era necesario concentrar el voto en la Izquierda, en lo que nos decían que era Izquierda, en el PSOE.

- Publicidad -

Para ese engaño, para esa estafa, fue necesaria la colaboración por acción u omisión de una gran cantidad de periodistas que, traicionando su propia profesión e ideales, engañaban día tras día ocultando u ofreciendo información incompleta o en muchas ocasiones falsas a una ciudadanía deseosa de creer que los tiempos oscuros ya habían pasado. De lo contrario, ¿cómo es posible que no supiéramos mucho antes que Juan Carlos I es un turbio e infame personaje de nuestra historia? Solo el silencio pudo permitirlo.

Esa labor de limpieza mediática, de ejecución periodística, de blanqueamiento democrático y de olvido selectivo la ejercen hoy medios como La Sexta, Cuatro, La Ser o El País. Medios aparentemente progresistas que cuentan solo aquello que interesa saber y que desvían el foco cuando es menester. Cuando los que les pagan lo ordenan. Recordemos cómo estos medios no emitieron el documental sobre las Cloacas de Interior aun cuando el mismo llegó a visionarse por millones de personas en distintas redes sociales, renunciando con ello a un negocio lucrativo y traicionando de esta manera su propia obligación profesional. 

- Advertisement -

Entre todos ellos, o de todos ellos, al menos en el Escuadrón de La Izquierda, porque Ana Rosa Quintana en el Escuadrón de La Derecha no tiene nada que envidiarle, destaca Antonio García Ferreras, ilustre miembro de las Cloacas Mediáticas españolas. E intocable hasta hace poco. Porque hablar de este capo informativo ha llegado a suponer para muchos el ostracismo, las presiones y el despido. Ambos, Ana Rosa y Antonio, son muy del gusto de comer con Villarejo. Queda todo dicho.

Porque estos medios aparentemente progresistas en lugar de inducir al voto útil del PSOE deberían informar sobre su utilidad. La utilidad del voto útil para las élites que nos gobiernan. Y la utilidad ya comentada en las hemerotecas es para poner los pelos de punta, pero la más reciente no es que sea mucho más halagüeña. El PSOE ha impedido que se investigara a Juan Carlos I o que se conociera lo que ha sucedido en las Cloacas de Interior. Impidieron que sus propias bases socialistas pudieran plantear un referéndum sobre la monarquía. Y la lista podría continuar. Obvio.

Pero la utilidad para las élites va todavía más allá, pues la reforma laboral y la conocida como ‘ley mordaza’ siguen vigentes, las armas siguen circulando camino de Arabia Saudí, la muerte y el desastre humanitario. El franquismo sigue vigente y vigoroso dentro de las Fuerzas Armadas, pues más de mil altos mandos militares se han manifestado franquistas y contrarios a la propia decisión del Gobierno de exhumar el cadáver de Franco del Valle de los Caídos y no solo han salido indemnes, sin que se abra investigación para depurar las Fuerzas Armadas, sino que el ministerio de Defensa está permitiendo se persiga y acose al cabo Marco Antonio Santos, firmante del manifiesto demócrata.

Porque la utilidad del voto útil reside, precisamente, en la manifiesta inutilidad de cambiar lo superfluo sin transformar lo esencial. Es útil exhumar el cadáver de Franco mientras se permite que la cúpula militar franquista siga campando a sus anchas en los cuarteles, es útil celebrar viernes sociales sin derogar la reforma laboral, es útil conversar con los soberanistas catalanes pero estar dispuesto a aplicarles un 155 si se lo ordenan. Es útil demonizar al PP pero estar dispuesto a darle el gobierno si el amo lo exige. Es tan útil para las élites españolas el voto al PSOE que ha terminado por resultar completamente inútil para los ciudadanos. 

Luis Gonzalo Segura es exteniente expulsado por denunciar corrupción en el Ejército de Tierra y autor de ‘Un paso al frente’ (2014), ‘Código rojo’ (2015) y ‘El libro negro del Ejército español’ (2017).

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.