domingo, 05 de febrero del 2023

Un amplio espacio de libertad

|

Más noticias

Pedro I. Altamirano
Pedro I. Altamirano
Editor de Las Republicas y fundador de la Asamblea Nacional Andaluza (ANA)
- Publicidad -

En un mundo dominado por los pensamientos de los demás, de aquellos que tienen la capacidad y poder de comunicar, es más necesario que nunca disponer de verdaderos espacios para opinar e informar en libertad. Para ello, lo más importante, es ser dueños absolutos, garantes del valor más complicado y difícil en estos momentos: la independencia.

- Publicidad -

Recorrer los caminos de la independencia es adentrarse en el campo enemigo a través de trincheras complicadas y recónditas, en ese terreno dominado por el poder, por ese poder que utiliza, sin rubor alguno, los medios de comunicación, aquellos medios que se dejan querer, sobornar, capaces de ceder independencia a cambio de unas cuantas monedas de plata. Algunos pensarán que esas monedas pueden llegar a ser importantes en cantidad, pero creo que no hay plata, ni oro suficiente para comprar ni un milímetro de la independencia necesaria para informar en libertad.

- Publicidad -

Blas Infante, Padre de la Patria Andaluza, del que aún no disponemos de su cuerpo que yace en una fosa común tras 40 años de gobiernos socialistas, decía que “Esclavos son los hombres que necesitan señor”. Una prensa en libertad es aquella que no es esclava, pues no necesita señor, sino valor y compromiso con el pensamiento propio. Por ello, si el que escribe no necesita señor para escribir, será el que de verdad transmita sin filtros ni censuras. Es este el que informa y forma a las sociedades libres, valor absoluto de la libertad de prensa, opinión e información.

Blas Infante, Padre de la Patria Andaluza, del que aún no disponemos de su cuerpo que yace en una fosa común tras 40 años de gobiernos socialistas, decía que “Esclavos son los hombres que necesitan señor”.
- Advertisement -

Pero he de advertir, informar desde la independencia y en libertad, no es garantía de razón, ni mucho menos, de autoridad, sólo; y en eso se centra la información, en expresar una opinión en absoluta libertad, con esa libertad que hace de una expresión un debate, y del debate la fuente de, ahora sí, la razón. La libre opinión como fuente de la razón. Este es el objetivo de la libertad. Buscar la verdad, la razón, a través de la información. No logro entenderlo de otro modo.

De ahí, de ese pozo sin fondo, nace el compromiso con la información, con informar sin barreras ni condiciones. Llegar al fondo de lo que ocurre a diario sin miedos, sin hipotecas, mordazas ni censuras previas o posteriores. Sólo prima lo objetivo, aquello que se considera más cercano desde la veracidad. Más vale no ser los primeros, sino lo más veraces.

Nace, porque es necesario, un amplio espacio de libertad, pero, sobre todo, de compromiso con la verdadera democracia y la independencia. Estas palabras repetidas de libertad e independencia, que son la magia de la información, son y serán, los baluartes del hacer diario de aquellos a quienes nos gusta el periodismo como verdadero contrapoder social en defensa de la democracia plena.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.