martes, 07 de febrero del 2023

Aniversario en Sant Martí Sarroca: Los catalanes se sublevan contra los borbónicos

Al grito de “vía fuera ladrones”, los defensores consiguieron repeler a los borbónicos causándoles severas bajas.

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

En plena ‘Guerra de los Catalanes’ (tal y como se conoce la última campaña militar de la Guerra de Sucesión posterior al armisticio firmado entre Felipe V y Carlos de Austria) o ‘Fets de Sant Quintí‘, como se recuerda en Catalunya, se creó un nuevo impuesto para pagar los gastos de mantener el numeroso ejército borbónico que controlaba Catalunya: las ‘quincenadas’.

El tributo era desorbitado y a los campesinos que no lo podían pagar se les escarmentaba duramente. El día 4 de enero de 1714, la villa de Sant Martí Sarroca se negó a pagar el impuesto y emboscó una columna militar de 150 granaderos que iban a realizar el cobro forzosamente, provocándoles bajas importantes.

- Publicidad -

Posteriormente los martinenses se refugiaron en la población vecina de Sant Quintí de Mediona, también sublevada. En represalia, un regimiento borbónico formado por 2.600 hombres y liderado por Diego González atacó al pueblo y masacró a todos los que no pudieron huir y después incendió el pueblo.

Los que pudieron escapar se refugiaron en el Castell de Claramunt, donde el avance borbónico también llegaría el día 15 y quemaría la Pobla de Claramunt. Estos hechos fueron el detonante que desató la revuelta de las quincenadas, una gran insurrección en el interior de Catalunya contra las fuerzas borbónicas.

- Publicidad -

Antecedentes

A finales de 1713, el ejército de las Dos Coronas borbónicas disponía de unos 55.000 hombres en Catalunya. Un ejército tan grande tenía un elevado coste de mantenimiento. Para poder sufragar su coste Jean Orry decidió imponer un nuevo tributo: ‘las quincenadas’.

- Advertisement -

El precio a pagar, 750.000 pesos, estaba muy por encima de las capacidades del país. Los campesinos que no podían pagarlo estaban a merced de los soldados que se enviaban a hacer el cobro forzoso. Este hecho empolló un malestar entre la población que, nada más entrar en 1714, estallaría en forma de insurrección armada.

Los hechos

El combate de Sant Martí Sarroca.

El 4 de enero de 1714, desde Vilafranca del Penedès, los borbónicos prepararon una fuerza de 150 granaderos para realizar el cobro forzoso en Sant Martí Sarroca, ya que sus habitantes se habían negado a pagar el impuesto.

Cuando llegaron a la villa los martinenses ya habían organizado un somatén y se habían preparado para defenderse. Habiendo preparado una emboscada, y al grito de “vía fuera ladrones”, los defensores consiguieron repeler a los borbónicos causándoles severas bajas junto al actual barrio de La Fassina. Tras la emboscada, para resistir la previsible respuesta borbónica, los martinenses se unieron a los también sublevados quintinenses en Sant Quintí de Mediona.

La quema de San Quintín de Mediona.

Durante los días posteriores, desde Vilafranca, se organizó un regimiento de represalia dirigido por el brigadier Diego González. El regimiento amasaba a unos 2.500 hombres, mayoritariamente enviados desde Tarragona.

El día 10 de enero, después de haber quemado Sant Martí Sarroca sin encontrar a sus habitantes, se dirigió hacia Sant Quintí de Mediona. Al llegar, rodearon la villa y procedieron a entrar matando a todo el mundo que encontraron, unas 800 personas. Habiendo terminado la matanza, incendiaron la totalidad del pueblo, ardiendo las 140 casas que había. Los habitantes que se lograron escapar huyeron al castillo en el castillo de Claramunt, donde el pueblo también sería incendiado para apoyar a los sublevados.

Consecuencias

La insurrección de Sant Martí Sarroca fue el detonante de la revuelta de las quincenadas, que se alargaría durante los primeros dos meses de 1714 y que provocaría unas 3.000 bajas en total a los borbónicos. Esta revuelta supondría un importante descenso de ingresos en las arcas de los ejércitos de las Dos Coronas borbónicas a la vez que aliviaría la presión que sufrían Cardona y Barcelona, los dos últimos bastiones ocupados por el Ejército de Catalunya.

Por otra parte, la peligrosidad de la zona para los borbónicos hizo que Sant Martí Sarroca, junto a Cardona, fueran los dos últimos enclaves a caer bajo dominio felipista, el 18 de septiembre de 1714, una semana después que Barcelona…

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.