martes, 07 de febrero del 2023

Hacienda obliga al emérito a que pague los regalos de las cacerías a las que fue invitado tras abdicar

La investigación de Hacienda ha levantado críticas en los adeptos borbónicos del emérito, que argumentan que los obsequios en forma de desplazamientos y cacerías eran una cortesía y, por tanto, no deberían declararse.

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

 

El rey emérito Juan Carlos I ha alcanzado un ‘acuerdo’ con la Agencia Tributaria para cerrar la inspección que le fue abierta tras su abdicación por obsequios recibidos entre los años 2014 y 2018. El Borbón ha recibido una ‘oferta’ en forma de obligación por parte de Hacienda que no ha tenido más remedio que aceptar. La Agencia Tributaria ha sancionado al padre de Felipe VI exigiéndole el pago del valor de los regalos que recibió durante las múltiples cacerías a las que fue invitado después de haber abdicado.

- Publicidad -

El Ministerio de Hacienda sostiene que el emérito debería haber declarado los gastos de los desplazamientos en avión que varios empresarios le regalaron para que asistiera a las cacerías a las que le invitaban, ya que se produjeron cuando ya no gozaba de la inviolabilidad que ser rey le proporcionaba. Estos desplazamientos se produjeron entre 2014 y 2018, y suponen una cifra que suma cerca de 120.000 euros, según infirma El Mundo.

Juan Carlos I, asumiendo y reconociendo la sanción de la Agencia Tributaria, ha firmado un acta de conformidad, por lo que pagará la cifra solicitada sin mayor problema financiero. De este modo, el monarca más derrochador de España cierra la última investigación contra su persona, así como sus cuentas pendientes con el Estado que un día encabezó.

- Publicidad -

Hasta ahora, el emérito ha pagado más de 5 millones de euros en concepto de regularizaciones voluntarias para evitar varios delitos fiscales. Según informa ese diario, la investigación de Hacienda ha despertado varias críticas en el entorno ‘borbónico’ del emérito, que argumentan que los obsequios en forma de desplazamientos y cacerías eran una cortesía y no deberían declararse fiscalmente.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.