lunes, 30 de enero del 2023

El NYT, TG, Le Monde, Ders Spieguel y El País piden a Biden que retire los cargos contra Assange

Una carta pública firmada por los editores de estos medios denuncian que publicar sea delito

|

Más noticias

Beatriz Talegón
Beatriz Talegón
(Madrid, 5-5-1983) Licenciada en Derecho por la UAH, estudios en economía del desarrollo por la LSE en Pekin. Analista política. Ex Secretaria General de la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas Actualmente colabora como analista política en distintos medios de comunicación (prensa escrita, radio y televisión).
- Publicidad -

The New York Times, The Guardian, Le Monde, Der Spiegel y El País han publicado información obtenida gracias a las revelaciones de Wikileaks; información por la cual, Julian Assange se enfrenta a cargos penales en Estados Unidos.

Los documentos que facilitaba Wikileaks en 2010 revelaban que Estados Unidos había espiado a sus aliados, que contó a la baja los muertos en la guerra de Irak y en Afganistán (las muertes de civiles), y que había iniciado una guerra «secreta» en Yemen.

- Publicidad -

Por haber desvelado toda esta información, Assange fue detenido en Reino Unido en 2019, esperando sobre la decisión de su extradición a Estados Unidos. Una decisión que finalmente fue tomada por la justicia y respaldada por el gobierno.

Ayer lunes, los medios de comunicación publicaron que la acusación contra Assange por parte de Estados Unidos «sienta un precedente peligroso y amenaza con socavar la primera enmienda de Estados Unidos y la libertad de prensa». «Obtener y divulgar información sensible, cuando sea necesario para el interés público, es una parte central del trabajo diario de los periodistas. Si se criminaliza ese trabajo, nuestro discurso público y nuestras democracias se debilitan significativamente».

- Publicidad -

«Doce años después de la publicación de «Cablegate«, es hora de que el gobierno de EEUU ponga fin al enjuiciamiento de Julián Assange por publicar secretos», señala la carta pública que puede leer íntegramente aquí. 

Contenido de la carta:

Una carta abierta de editores: publicar no es un delito

- Advertisement -

El gobierno de EE. UU. debería poner fin al enjuiciamiento de Julian Assange por publicar secretos.

Hace doce años, el 28 de noviembre de 2010  ,nuestros cinco medios de comunicación internacionales, The New York Times, The Guardian, Le Monde, El País y DER SPIEGEL, publicaron una serie de revelaciones en colaboración con Wikileaks que ocuparon los titulares de todo el mundo.

Cable gate”, un conjunto de 251.000 cables confidenciales del Departamento de Estado de EE. UU. revelaron corrupción, escándalos diplomáticos y asuntos de espionaje a escala internacional.

En palabras de The New York Times, los documentos cuentan “la historia sin adornos de cómo el gobierno toma sus decisiones más importantes, las decisiones que le cuestan más vidas y dinero al país”. Incluso ahora en 2022, los periodistas e historiadores continúan publicando nuevas revelaciones, utilizando el tesoro único de documentos.

Para Julian Assange, editor de Wikileaks, la publicación de “Cable gate” y varias otras filtraciones relacionadas tuvieron las consecuencias más graves. El 11 de abril de 2019 , Assange fue arrestado en Londres con una orden de arresto de los EE. UU. y ahora lleva tres años y medio recluido en una prisión británica de alta seguridad que generalmente se usa para terroristas y miembros de grupos del crimen organizado. Se enfrenta a la extradición a Estados Unidos y a una sentencia de hasta 175 años en una prisión de máxima seguridad estadounidense.

Este grupo de editores, todos los cuales habían trabajado con Assange, sintieron la necesidad de criticar públicamente su conducta en 2011 cuando se publicaron copias no editadas de los cables, y algunos de nosotros estamos preocupados por las acusaciones en la acusación de que intentó ayudar en la intrusión informática de una base de datos clasificada. Pero nos reunimos ahora para expresar nuestras graves preocupaciones sobre el enjuiciamiento continuo de Julian Assange por obtener y publicar materiales clasificados.

La administración Obama-Biden, en el cargo durante la publicación de Wikileaks en 2010, se abstuvo de acusar a Assange y explicó que también habría tenido que acusar a los periodistas de los principales medios de comunicación. Su posición valoraba la libertad de prensa, a pesar de sus incómodas consecuencias. Sin embargo, bajo la administración de Donald Trump, la posición cambió. El Departamento de Justicia se basó en una antigua ley, la Ley de Espionaje de 1917 (diseñada para enjuiciar a posibles espías durante la Primera Guerra Mundial), que nunca se ha utilizado para enjuiciar a un editor o locutor.

Esta acusación sienta un precedente peligroso y amenaza con socavar la Primera Enmienda de Estados Unidos y la libertad de prensa.

Hacer que los gobiernos rindan cuentas es parte de la misión central de una prensa libre en una democracia.

Obtener y divulgar información sensible cuando sea necesario en el interés público es una parte central del trabajo diario de los periodistas. Si se criminaliza ese trabajo, nuestro discurso público y nuestras democracias se debilitan significativamente.

Doce años después de la publicación de “Cable gate”, es hora de que el gobierno de los EE. UU. ponga fin al enjuiciamiento de Julian Assange por publicar secretos.

Publicar no es un delito.

 

Los editores de:

  • Los New York Times
  • El guardián
  • Le Monde
  • DER SPIEGEL
  • El País
- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.