sábado, 13 de agosto del 2022

Amnistía Internacional denuncia la violación del derecho internacional humanitario por parte de las tropas Ucranianas

Conozca el demoledor informe de Amnistía Internacional que evidencia el trato de las tropas ucranianas a la población civil, poniéndola en peligro

|

Más noticias

Beatriz Talegón
Beatriz Talegón
(Madrid, 5-5-1983) Licenciada en Derecho por la UAH, estudios en economía del desarrollo por la LSE en Pekin. Analista política. Ex Secretaria General de la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas Actualmente colabora como analista política en distintos medios de comunicación (prensa escrita, radio y televisión).
- Publicidad -

 

La organización Amnistía Internacional ha publicado esta mañana un informe donde valora y denuncia la actuación de las tropas ucranianas respecto a la población civil.

- Publicidad -

Señala que las tropas ucranianas han utilizado zonas residenciales civiles, sin justificación alguna, poniendo en peligro a sus ciudadanos. Además, detalla que las tropas ucranianas han utilizado como enclaves lugares como hospitales y escuelas, algo absolutamente prohibido.

Señalan que han podido comprobar cómo las tropas ucranianas no se han preocupado en absoluto por la población civil, no teniendo el más mínimo cuidado a la hora de una posible evacuación ante la toma de una zona. Todo lo contrario, Amnistía denuncia cómo ha visto y comprobado que no sólo no han evacuado a la ciudadanía protegiéndola, sino que la ha puesto en peligro ocupando zonas residenciales, colegios, hospitales, que después han sido bombardeados como respuesta de las tropas rusas ante los ataques producidos desde allí.

- Publicidad -

«Las fuerzas ucranianas han puesto a la población civil en peligro, estableciendo bases y operando con sistemas de armas aéreas en áreas residenciales pobladas. Este tipo de tácticas violan el derecho internacional humanitario y ponen en peligro a los civiles, ya que los convierten a civiles en objetivos militares». 

Unos hechos que la delegación Rusa ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas han sido denunciados en reiteradas ocasiones, como la maternidad de Mariupol, o el teatro, entre otros enclaves conocidos.

- Advertisement -

Señala Amnistía internacional que las tropas ucranianas han establecido bases militares en áreas residenciales, incluyendo escuelas y hospitales. 

También subraya los ataques lanzados desde áreas civiles pobladas por parte de estas tropas. 

En el comunicado se especifica, además, que se ha encontrado un patrón, una manera sistemática de operar, por lo que no se trata de hechos aislados, sino de un modus operandi. 

Entrevistas en las ciudades, análisis de imágenes de GPS

Señala Amnistía Internacional que ha realizado una investigación durante los meses de abril a julio, para analizar los ataques rusos. Concretamente en las regiones de Kharkiv, Donbas y Mykolaiv. La organización inspeccionó los lugares de los ataques, entrevistó a supervivientes, testigos y familiares de víctimas y llevó a cabo análisis de armas y sensores remotos.

Explica el escrito publicado que «a lo largo de estas investigaciones, los investigadores encontraron evidencia de que las fuerzas ucranianas lanzaron ataques desde áreas residenciales pobladas y se establecieron en edificios civiles en 19 pueblos. El Laboratorio de Evidencia de Crisis de la organización ha analizado imágenes satelitales para corroborar aún más algunos de estos incidentes». 

La mayoría de las áreas donde se ubicaron los soldados estaban a kilómetros de distancia de las líneas de frente

Explica el informe que la mayoría de las áreas residenciales donde se ubicaron los soldados estaban a kilómetros de distancia de las líneas del frente, por lo que había alternativas viables disponibles que no pondrían en peligro a los civiles, como bases militares o áreas densamente arboladas cercanas, u otras estructuras más alejadas de las áreas residenciales. Además, Amnistía subraya que «en los casos que documentó, Amnistía Internacional no tiene conocimiento de que los militares ucranianos que se ubicaron en estructuras civiles en zonas residenciales hayan pedido o ayudado a civiles a evacuar los edificios cercanos, lo que no ha permitido tomar todas las precauciones posibles para proteger a los civiles». 

Lanzar ataques desde áreas civiles pobladas

Señala el informe de Amnistía Internacional, que supervivientes y testigos de ataques rusos en las regiones de Donbas, Kharkiv y Mykolaiv dijeron a los investigadores de Amnistía Internacional que el ejército ucraniano había estado operando cerca de sus casas en el momento de los ataques, exponiendo las áreas a fuego de represalia de las fuerzas rusas. Los investigadores de Amnistía Internacional presenciaron este tipo de conducta en numerosos lugares. 

Recuerda Amnistía Internacional que «El derecho internacional humanitario exige que todas las partes en un conflicto eviten, en la medida de lo posible, ubicar objetivos militares dentro o cerca de áreas densamente pobladas. Otras obligaciones para proteger a los civiles de los efectos de los ataques incluyen retirar a los civiles de las inmediaciones de los objetivos militares y advertirles de manera efectiva de los ataques que puedan afectar a la población civil.»

La madre de un hombre de 50 años que murió en un ataque con cohetes el 10 de junio en un pueblo al sur de Mykolaiv dijo a Amnistía Internacional: “Los militares se alojaban en una casa contigua a la nuestra y mi hijo solía llevar comida a los soldados. Le supliqué varias veces que se mantuviera alejado de allí porque temía por su seguridad. Esa tarde, cuando pasó el paro, mi hijo estaba en el patio de nuestra casa y yo estaba en la casa. Lo mataron en el acto. Su cuerpo fue desgarrado en pedazos. Nuestra casa fue parcialmente destruida”. Los investigadores de Amnistía Internacional encontraron equipos y uniformes militares en la casa de al lado.

Mykola, que vive en una torre en un barrio de Lysychansk (Donbas) que fue golpeado repetidamente por ataques rusos que mataron al menos a un hombre mayor, dijo a Amnistía Internacional: “No entiendo por qué nuestro ejército dispara desde las ciudades y no desde el campo.” Otro residente, un hombre de 50 años, dijo: “Definitivamente, hay actividad militar en el vecindario. Cuando hay fuego saliente, escuchamos fuego entrante después”. Los investigadores de Amnistía Internacional vieron cómo los soldados utilizaban un edificio residencial a unos 20 metros de la entrada del refugio subterráneo utilizado por los residentes donde mataron al anciano.

También recoge el informe el caso ocurrido a principios de julio, cuando un agricultor resultó herido cuando las fuerzas rusas atacaron un almacén agrícola en el área de Mykolaiv. Horas después del ataque, los investigadores de Amnistía Internacional comprobaron la presencia de vehículos y personal militar ucraniano en el área de almacenamiento de granos, y los testigos confirmaron que los militares habían estado utilizando el almacén, ubicado al otro lado de la carretera de una granja donde viven y trabajan civiles.

Mientras los investigadores de Amnistía Internacional examinaban los daños en los edificios residenciales y públicos adyacentes en Kharkiv y en las aldeas de Donbas y el este de Mykolaiv, escucharon disparos desde las posiciones militares ucranianas cercanas.

En Bajmut, varios residentes dijeron a Amnistía Internacional que el ejército ucraniano había estado utilizando un edificio de apenas 20 metros frente a un edificio residencial de gran altura. El 18 de mayo, un misil ruso golpeó el frente del edificio, destruyendo parcialmente cinco apartamentos y dañando edificios cercanos. 

Tres residentes dijeron a Amnistía Internacional que antes del ataque, las fuerzas ucranianas habían estado usando un edificio al otro lado de la calle del edificio bombardeado, y que dos camiones militares estaban estacionados frente a otra casa que resultó dañada cuando cayó el misil. Los investigadores de Amnistía Internacional encontraron señales de presencia militar dentro y fuera del edificio, incluidos sacos de arena y láminas de plástico negro que cubrían las ventanas, así como nuevos equipos de primeros auxilios para traumatismos fabricados en Estados Unidos.

“No tenemos voz en lo que hace el ejército, pero pagamos el precio”, dijo a Amnistía Internacional un residente cuya casa también resultó dañada en el ataque.

Bases militares en hospitales

Los investigadores de Amnistía Internacional vieron cómo las fuerzas ucranianas utilizaban hospitales como   bases militares de facto en cinco lugares. En dos pueblos, decenas de soldados descansaban, daban vueltas y comían en los hospitales. En otro pueblo, los soldados disparaban desde cerca del hospital.

Un ataque aéreo ruso el 28 de abril hirió a dos empleados en un laboratorio médico en un suburbio de Kharkiv después de que las fuerzas ucranianas establecieran una base en el complejo.

El uso de hospitales con fines militares es una clara violación del derecho internacional humanitario.

Bases militares en las escuelas

El ejército ucraniano ha establecido rutinariamente bases en escuelas en pueblos y aldeas en Donbas y en el área de Mykolaiv. Las escuelas han estado cerradas temporalmente para los estudiantes desde que comenzó el conflicto, pero en la mayoría de los casos los edificios estaban ubicados cerca de barrios civiles poblados 

En 22 de las 29 escuelas visitadas, los investigadores de Amnistía Internacional encontraron soldados usando las instalaciones o encontraron evidencia de presencia militar actual o anterior actividad, incluida la presencia de uniformes militares, municiones desechadas, paquetes de raciones del ejército y vehículos militares. 

Las fuerzas rusas atacaron muchas de las escuelas utilizadas por las fuerzas ucranianas. En al menos tres ciudades, después del bombardeo ruso de las escuelas, los soldados ucranianos se trasladaron a otras escuelas cercanas, poniendo a los barrios circundantes en riesgo de sufrir ataques similares.

En una ciudad al este de Odesa, Amnistía Internacional fue testigo de un patrón generalizado de soldados ucranianos que utilizaban zonas civiles para alojarse y como áreas de preparación, como colocar vehículos blindados bajo los árboles en barrios puramente residenciales y utilizar dos escuelas ubicadas en zonas residenciales densamente pobladas. Los ataques rusos cerca de las escuelas mataron e hirieron a varios civiles entre abril y fines de junio, incluido un niño y una mujer mayor que murieron en un ataque con cohetes contra su casa el 28 de junio. 

En Bakhmut, las fuerzas ucranianas estaban utilizando un edificio universitario como base cuando un ataque ruso golpeó el 21 de mayo y, según los informes, mató a siete soldados. La universidad se encuentra junto a un edificio residencial de gran altura que resultó dañado en el ataque, junto con otras viviendas civiles a unos 50 metros de distancia. Investigadores de Amnistía Internacional encontraron los restos de un vehículo militar en el patio del edificio universitario bombardeado.

El derecho internacional humanitario no prohíbe específicamente que las partes en un conflicto se instalen en escuelas que no están dando clase. Sin embargo, los militares tienen la obligación de evitar el uso de escuelas que estén cerca de casas o edificios de apartamentos llenos de civiles, poniendo en riesgo estas vidas, a menos que exista una necesidad militar apremiante. Si lo hacen, deben advertir a los civiles y, si es necesario, ayudarlos a evacuar. Esto no parece haber ocurrido en los casos examinados por Amnistía Internacional. 

Los conflictos armados obstaculizan seriamente el derecho de los niños a la educación, y el uso militar de las escuelas puede resultar en una destrucción que priva aún más a los niños de este derecho una vez que termine la guerra. Ucrania es uno de los 114 países que han respaldado la  Declaración de Escuelas Seguras , un acuerdo para proteger la educación en medio de un conflicto armado, que  permite a las partes  hacer uso de las escuelas abandonadas o evacuadas solo cuando no existe una alternativa viable. 

En este informe, Amnistía deja claro que no se justifica de ninguna manera la invasión de Rusia, ni el uso de armas como las municiones de racimo que están prohibidas internacionalmente.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.