sábado, 13 de agosto del 2022

La guerra en Ucrania es también un ataque al mundo desarrollado

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

El Grupo de Respuesta a la Crisis Global sobre Alimentos, Energía y Finanzas, que estableció Antonio Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, el mes pasado, tiene como objetivo trabajar con gobiernos, instituciones financieras internacionales y otros socios clave para desarrollar soluciones coordinadas para estas crisis interconectadas. Gracias a todos los líderes mundiales que apoyan esta iniciativa.

Estamos viendo la tragedia que está teniendo lugar en Ucrania: ciudades arrasadas, gente sufriendo y muriendo en sus casas y en las calles, la crisis de desplazamiento más rápida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Pero más allá de las fronteras de Ucrania, lejos de la atención de los medios, la guerra lanzó un ataque silencioso contra el mundo en desarrollo. La crisis podría hundir hasta 1.700 millones de personas, más de una quinta parte de la humanidad, en la pobreza y el hambre en una escala que no se ha dado en décadas.

- Publicidad -

Ucrania y la Federación Rusa provienen del 30% de la producción mundial de trigo y cebada, una quinta parte del maíz y más de la mitad del aceite de girasol. Los cereales de estos dos países alimentan a las personas más pobres y vulnerables del mundo. Constituyen más de un tercio del volumen de trigo importado en 45 países africanos y menos adelantados.

Rusia es también el mayor exportador mundial de gas natural y el segundo mayor exportador mundial de petróleo. Sin embargo, la guerra impide que los agricultores se ocupen de las cosechas, lo que provoca el cierre de puertos, bloquea las exportaciones de cereales, interrumpe las cadenas de suministro y hace que los precios suban considerablemente.

- Publicidad -

Muchos países en desarrollo todavía enfrentan las consecuencias de la pandemia de la Covid-19. Además, su situación se ve lastrada por el endeudamiento histórico y la fuerte subida de la inflación actual. Desde principios de 2022, los precios del trigo y el maíz han subido un 30 %. Los precios del petróleo Brent han subido más de un 60% en el último año y los precios del gas natural y los fertilizantes se han más que duplicado.

Las operaciones humanitarias de salvamento de las Naciones Unidas también están bajo fuerte presión. El Programa Mundial de Alimentos de la ONU ha advertido que se enfrenta a una elección difícil: aceptar a los que no tienen suficientes alimentos para proporcionar ayuda alimentaria a los que padecen hambre aguda. Necesita urgentemente $ 8 mil millones para apoyar sus operaciones en Yemen, Chad y Níger.

- Advertisement -

Algunos países ya están pasando de la vulnerabilidad directamente a la crisis y a graves problemas sociales. Y sabemos que las raíces de muchos conflictos están en la pobreza, la desigualdad, el subdesarrollo y la desesperanza. Si bien gran parte del mundo se solidariza con el pueblo de Ucrania, aún no vemos un apoyo similar para otras 1.700 millones de víctimas potenciales de esta guerra. Pero tenemos una clara obligación moral de apoyarlos, en todo el mundo.

En materia de alimentos, la ONU exhorta a todos los países a mantener abiertos los mercados, evitar el acopio y las restricciones a la exportación injustificadas e innecesarias, y proporcionar reservas a los países con mayor riesgo de hambre y hambruna. Ahora no es el momento para el proteccionismo. Cada país puede tener suficientes alimentos para superar esta crisis si actuamos juntos. Los desafíos humanitarios, incluidos los del Programa Mundial de Alimentos, deben recibir la financiación necesaria. En el siglo XXI, simplemente no podemos permitir que la gente se muera de hambre.

En materia energética, la utilización de stocks estratégicos y otras reservas podría ayudar a paliar la crisis en el corto plazo. La única solución a medio y largo plazo es la introducción acelerada de las renovables, que no se ven afectadas por las fluctuaciones del mercado. Esto permitirá la eliminación gradual del carbón y todos los demás combustibles fósiles.

Y cuando se trata de finanzas, el G20 y las instituciones financieras internacionales deben entrar en modo de emergencia. Debe encontrar una manera de aumentar la liquidez y el espacio fiscal para que los gobiernos de los países en desarrollo puedan invertir en los más pobres y vulnerables y en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Este debería ser el primer paso hacia reformas profundas de nuestro injusto sistema financiero mundial, que hace que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres. La protección social, incluidas las remesas, será crucial para ayudar a las familias desesperadas a superar esta crisis.

Sin embargo, muchos países en desarrollo con una gran deuda externa no tienen suficiente liquidez para proporcionar tales redes de seguridad. No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras se ven obligados a elegir entre apoyar a su propia gente o pagar sus deudas. La única solución duradera a la guerra en Ucrania y su ataque paralelo a las personas más pobres y vulnerables del mundo es la paz. Si bien la ONU brinda apoyo a las víctimas inocentes de esta guerra dentro y fuera de Ucrania.

Putin, como bien hemos aprendido en esta guerra, no dispone de un buen Ejército convencional y, sin embargo, quiere ser un actor global. Así que la mitad del presupuesto de modernización ruso se ha dedicado a armas nucleares muy sofisticadas, como el Poseidón, un misil dron submarino, capaz de llegar al río Hudson sin ser detectado y detonar una bomba de 100 Kt; o el misil balístico Sarmat, que es capaz de reentrar en la atmosfera a poca velocidad, con cabezas nucleares frías, no detectables térmicamente. Rusia se está preparando para destruir a sus enemigos nuclearmente sin dejar una capacidad de respuesta equivalente. Esta guerra debe terminar ahora… 

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.