martes, 09 de agosto del 2022

Reino Unido quiere abrirle la puerta a los alimentos transgénicos

|

Más noticias

Beatriz Talegón
Beatriz Talegón
(Madrid, 5-5-1983) Licenciada en Derecho por la UAH, estudios en economía del desarrollo por la LSE en Pekin. Analista política. Ex Secretaria General de la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas Actualmente colabora como analista política en distintos medios de comunicación (prensa escrita, radio y televisión).
- Publicidad -

Las actuales restricciones a los productos transgénicos podrían tener los días contados en Reino Unido. Una propuesta de ley que está tramitándose en el Parlamento daría luz verde a la implementación de cultivos de este tipo, así como a ganadería con alteraciones genéticas para ser más productiva.

El nuevo proyecto de ley de «tecnología genética» presentado en el Parlamento británico en el día de ayer, miércoles, se describe como una manera de «reducir burocracia y apoyar al desarrollo de tecnología innovadora para crecer más resistentes y más nutritivos, fomentando cultivos más productivos».

- Publicidad -

«Estas tecnologías de precisión nos permiten acelerar la reproducción de plantas que tienen una resistencia natural a las enfermedades y un mejor uso de los nutrientes del suelo para que podamos tener mayores rendimientos con menos pesticidas y fertilizantes» afirmó el Secretario de Medio Ambiente, George Eustice en la presentación del proyecto legislativo. Además, subrayó que «fuera de la Unión Europea somos libres de seguir la ciencia».

Esta referencia la realizó porque actualmente, en la Unión Europea, los alimentos modificados genéticamente están definidos como una forma de «organismos genéticamente modificados», que por el momento no tendrían cabida. 

- Publicidad -

La visión de Reino Unido tiene más que ver con el planteamiento norteamericano, que considera que edición de genes es fundamentalmente diferente a la modificación genética, que conlleva la introducción de ADN de una especie en otra. Para los activistas medioambientales no hay diferencia alguna y se trata en todo caso de una modificación que altera los genes de las plantas, algo que puede tener efectos en sus consumidores finales.

Según el borrador, la medida se pondría en marcha en Inglaterra, no en Escocia ni en Gales ni en Irlanda del Norte, que tienen sus propias normas para la producción y venta de este tipo de productos.

- Advertisement -

Desde el gobierno escocés se ha advertido que se opondrán a este tipo de productos, lo que desde el gobierno de Reino Unido se ha contestado con contundencia: ni Escocia ni Gales podrían prohibir la venta de estos productos. 

 

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.