Consiguen curar con un virus a un hombre que tenía una bacteria resistente a los antibióticos

Un paciente de Boston tratado con un virus bacteriófago, nuevo caso de éxito de las posibilidades de esta terapia para hacer frente a las cada vez más usuales infecciones resistentes a varios fármacos.

Las infecciones son cada vez más resistentes a los antibióticos.

Un virus ha permitido tratar una infección por una bacteria resistente a los antibióticos. Se trata de un caso más de éxito en el uso de virus específicos para que eliminen o reduzcan estas infecciones cada vez más usuales.

El tratamiento lo describen en un artículo en Nature Communications médicos e investigadores de Estados Unidos, encabezados por Jessica S. Little, del Hospital Brigham y de Mujeres de Boston, donde se llevó a cabo.

Se trataba de un hombre de 56 años que sufría lesiones dermatológicas en el brazo izquierdo. También tenía pérdida de peso, sudor nocturno, dolores musculares y fatiga. En su historial y constaban problemas de riñón y corazón, y artritis séptica.

Se le practicó una biopsia y entonces se constató la infección por Mycobacterium chelonae, una bacteria que puede causar infecciones en pacientes inmunodeprimidos y que, como otras micobacterias, se muestra resistente a muchos fármacos. Los tratamientos que tomaba el paciente contra la artritis podían haber favorecido esta disminución de la actividad de su sistema inmunitario y la infección.

El M. chelonae se aisló en octubre de 2020 y entonces se hizo una búsqueda de fagos que pudieran eliminarlo. Los bacteriófagos o fagos son virus que infectan bacterias y son capaces de eliminarlos. Desde hace unos años se han utilizado para tratar infecciones con bacterias que se han vuelto resistentes a los antibióticos.

El procedimiento todavía es experimental, pero ya ha habido algunos casos de éxito, como uno expuesto también en Nature Communications en enero y que describe el 324.cat. de la CCMA. Se trataba de una mujer belga que tenía una infección en un muslo, provocada por varias bacterias, una de las cuales, Klebsiella pneumoniae, se mostraba resistente a los antibióticos. Un virus bacteriófago específico logró eliminarla.

Las infecciones resistentes a los antibióticos son cada vez más frecuentes (NIH/Flickr)
Salir de la versión móvil