El abogado de Clara Ponsatí y uno de los letrados más relevantes de Escocia, Aamer Anwar, ha denunciado al diario británico The Times que él también ha sido espiado por España, con el programa Pegasus que sólo se vende a gobiernos para perseguir la gran delincuencia.

Según este diario, «el teléfono de Anwar fue pirateado por el Gobierno español mientras representaba a la política catalana exiliada». Ni Anwar ni Ponsatí aparecían en la lista inicial de 65 personas relacionadas con Catalunya espiadas con este programa, pero según The Times el abogado sostiene que les hackearon cuándo Ponsatí daba clases en la Universidad de Saint Andrew y la Justicia española quería extraditarla.

Además indica que tanto el abogado como su equipo eran conscientes de que se les espiaba y que eso les obligó a «usar un programa encriptado para comunicarse». Si se confirma este espionaje a un letrado británico ante un juicio en el Tribunal de Escocia, podría acarrear un conflicto diplomático, porque sería un caso de injerencia del Estado español en la Justicia escocesa. La diputada del SNP Joanna Cherry ha indicado en este sentido que se trata de una «violación del principio de privilegio legal e indigna de una democracia dentro del Estado de Derecho».

Todo señala a que el abogado no era espiado sólo por teléfono sino también por otras vías, que incluían el correo electrónico. Anwar ha explicado qué notaban. «Éramos muy conscientes de que las llamadas se colgaban a mitad de una frase, el correo electrónico también quedaba colgado y los mensajes legaban con 24 horas de retraso. En el momento más álgido, llegó a ser desesperante, y no se podía mantener ninguna conversación «, señala el letrado escocés.

Clara Ponsatí y su abogado escocés, Aamar Anwar (dcha).