martes, 07 de febrero del 2023

Un tarraconense gana el concurso de la calçotada en Valls al comer 192 calçots 

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

El tarraconense David Martín se ha convertido este domingo al mediodía en el ganador del concurso de comer ‘calçots’ de la «Gran Festa de la Calçotada de Valls». En tres cuartos de hora, Martín ha ingerido 192 calçots, lo que representa 2,70 kilogramos de esta cebolla dulce.

El ganador del concurso de comida calçots ha reconocido que la ausencia del barcelonés Adrià Wegrzyn, quien se llevó el premio en 2020, ha facilitado que este año se pudiera llevar el primer premio. Era la segunda vez que Martín participaba en el certamen, después de quedar “a las puertas” hace dos años, cuando logró la segunda posición.

- Publicidad -

En esta ocasión, se mostró «muy contento» por haber conseguido este reto, después de comer cerca de tres kilos de cebolla dulce. Antes de enfrentarse al concurso, este tarraconense ha salido a correr y ha desayunado «poco»: sólo un café con leche.

El público no ha fallado a esta cita y ha llenado la plaza del Pati hasta los topes. Se trata de uno de los platos fuertes del programa de la Gran Festa de la Calçotada, que se ha mantenido a pesar de las adaptaciones realizadas por el contexto sanitario. Así, el público presente en la plaza tuvo que llevar la mascarilla puesta en todo momento, aunque las distancias entre los asistentes fueron más difíciles de mantener.

El tarraconense David Martín ha ganado comiendo calçots en la Gran Fiesta de la Calçotada.

- Publicidad -

A lo largo de los tres cuartos de hora que ha durado el concurso, han hecho acto de presencia el gigante del Calçot de Valls, la Mulassa y el Ball de Gitanes. Por su parte, las Colles Joves y Vella de los Xiquets de Valls han elevado los tradicionales pilares que han marcado el inicio de este certamen.

- Advertisement -

Otro de los puntos concurridos fue la cola para recoger las 1.500 degustaciones que se han preparado para el público general, la mitad que en anteriores ediciones. Para hacerlo posible, en la plaza del Oli se han cocido unos 4.000 calçots que se han preparado desde primera hora de la mañana, impregnando la plaza y las calles cercanas de un olor a brasa característico.

Los más curiosos se han reunido en este punto, donde agradecían el calor que desprendían las parrillas en un domingo con temperaturas habituales de enero. Más allá de calçots, en las degustaciones se han complementado con una tarrina de salsa, una botellita de cava, pan, un babero de ropa, fruta, agua y postre.

El concurso de cultivadores y el concurso de salsa, dos citas que tampoco fallan

Los más madrugadores en la Gran Fiesta de la Calçotada han sido los participantes en el concurso de cultivadores, que este año ha llegado a la 34 edición con una docena de participantes. Según el presidente de la IGP Calçots de Valls, Dalmaci Clofent, pese a la pequeña rebaja de pagesos (campesinos) que han concursado respecto a años anteriores, la deliberación fue más complicada.

«Todos los manojos eran muy parecidos», ha apuntado Clofent, quien ha destacado su calidad. En esta ocasión, el primer premio ha sido para el expresidente de la entidad, Francesc-Xavier Amill, quien ha señalado que «no hay un secreto» para hacer el mejor calçot, pero sí importa la forma en que se cuida. «Hay que cultivar bien, consentirlo mucho, dejar que haga su curso y no querer adelantarlo demasiado», ha insistido.

En la plaça del Blat, muy cerca de los manojos de calçots ganadores se han ubicado las mesas donde se ha celebrado la treintena edición del concurso de salsa de la Calçotada de Valls, que este año se ha llevado el valletense Francesc Invernon. Entre los asistentes, había quien no perdía la oportunidad de probar las diferentes propuestas cocinadas por los participantes.

Objetivo: potenciar la temporada de calçots

Según el secretario de la Cámara de Comercio de Valls, Rafael Castells, el hecho de que la Gran Fiesta de la Calçotada haya vuelto a las calles de la capital del Alt Camp es una buena noticia y debe servir para potenciar la temporada de calçots. Castells no ha cuantificado el impacto económico de esta celebración y ha reiterado que se trata de un impulso para empezar la campaña de calçotades en todo el territorio.

Después de un año de pausa a causa de la pandemia, la organización ha cuantificado en 20.000 personas la asistencia de esta edición. En años en los que el contexto sanitario y la celebración de las Decennals  no afectan al programa de la fiesta, unas 35.000 personas suelen visitar la capital del Alt Camp para dar el pistoletazo de salida oficial a la temporada de calçots.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.