viernes, 12 de agosto del 2022

Blanquerna Style o los privilegios del sistema

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

Ricardo Sáenz de Ynestrillas Pérez es un político español falangista/franquista/fascista. Militó en las juventudes del partido de ultraderecha Fuerza Nueva y, en 1994, fundó la coalición de Alianza por la Unidad Nacional tras haber fundado el Movimiento Social Español y la Legión de San Miguel Arcángel. Ahora nos ha dejado una reflexión que emitimos integra y que no tiene desperdicio…

«Hace más de una década (¡cómo pasa el tiempo!, parece que fue ayer y, por otra parte, se me antojan siglos) que me alejé del pseudofalangismo más casposo y rancio que he tenido la mala suerte de sufrir. El de la falange (falangina o falangeta) de Manuel Andrino, condenado en firme, en 2006, por estafar a una anciana con discapacidad mental para quedarse con su casa, tras lo cual fue elegido “jefe nacional” de ese grupúsculo reaccionario cuyos integrantes no superan una centuria.

- Publicidad -

Su condena le fue suspendida. En repetidas ocasiones, Andrino, que carece de licencia de armas (salvo la de tiro deportivo, que impide portarla encima) ha sido detenido con una en la cintura, o en la mariconera que (no hay ironía) suele llevar…cuando va de copas, básicamente. Y, sorprendentemente, puesto en libertad con la misma pistola con la que se le detuvo, sin consecuencia alguna (ni siquiera la retirada de la licencia o una sanción administrativa).

En otra ocasión, el lumbreras -armado sólo para marcar paquete (pues no le reconoce nadie públicamente ni nunca ha estado en prisión dada su ‘bravura’, a pesar de tener mi misma edad y llevar “militando” desde los 13 años)- llevaba otra pistola, esta vez ilegal (presuntamente entregada por miembros de las FCSE) mientras disfrutaba de una ruta motera, para lo cual ir armado, como todo el mundo sabe, “deviene imprescindible” (nótese la ironía).

- Publicidad -

Después participó -poquito, pues a pesar de ser el “mando” de mayor rango entre los asaltantes, se le ve al fondo, al margen, ejerciendo de…escaquer- en lo que los frikifachas consideran un acto de “heroísmo” y yo, una demostración de cobardía miserable y de reaccionarismo ultraderechista digna de eunucos pues, al mismo tiempo que en Cataluña, toda una marea de independentistas recorría todo el contorno de la región, con camisetas amarillas y esteladas, prefirieron entrar en tromba a una librería de Madrid donde se reunía un centenar de ancianos, mujeres y niños, intimidándolos, empujándolos, golpeándolos y arrojando una bandera tan españolísima como es la señera, símbolo de la Corona de Aragón (y nada que ver con la estelada) para posteriormente gasearlos y romper la puerta de entrada, sin la presencia de un solo guardia jurado, servicio de seguridad ni policía de ninguna clase. ‘Heroísmo y bravura’ en estado puro, ahí, jugándose el tipo.

Ricardo Sáenz de Ynestrillas.

En AuN, cuando organizamos la Campaña del Norte contra el independentismo (vasco, catalán, gallego y hasta en Gibraltar, donde estuvimos presos) los militantes acudíamos allí, a Hernani, a EcharriAranaz, Guernica, Bilbao, Rentería, Estella…y así a todas y cada una de las localidades vascas y catalanas cuna del independentismo, que ahora, bien pertrechados (poseen licencia de armas) y protegidos (tanto por las FCSE como por sus escoltas armados), tantos tratan de remedar…sin riesgo alguno.

- Advertisement -

Tuvieron, en primera instancia, condenas ridículas. Fueron aumentadas algo por el Tribunal Supremo y, a pesar de tener sentencia en firme, desde el 2008 que ocurrieron los hechos, aún no han entrado en prisión…los pocos meses que les tocarían. A decir verdad, sólo hay UNO, que al mes y medio está ya en tercer grado… Quien esto escribe ha pasado más de una década en prisión y jamás vio que se aplicara, en la primera clasificación, el tercer grado a ninguno de los militantes (políticos o comunes) que entonces poblaban las cárceles, sino que, tras dos meses de estudio y observación (así lo proclaman la LOGP y el RP) lo normal (salvo casos de otros ‘perseguidos’ por el sistema como Urdangarin, Mario Conde, Ruiz Mateos, Gil y Gil, etc, -lumpen, como puede verse-) es el segundo grado.

En mi caso particular, concedido el 2º grado, me vi obligado a tener que llegar, recurriendo, hasta la mismísima Audiencia Provincial, en todos y cada uno de mis permisos, que Junta de Tratamiento y Juez de Vigilancia me denegaban sistemáticamente, a pesar de no tener una sola sanción y haberme sacado carrera y media en prisión, con un expediente laureable, a decir por el propio psicólogo del talego. A pesar de lo cual he cumplido siempre el máximo posible.

¿Y esto por qué? Porque los que se dicen antisistema y “se venden” públicamente como víctimas del mismo, resultan reiteradamente beneficiados por él, minimizadas sus condenas hasta el ridículo y, después, suspendidas sus ejecuciones con cualquier excusa chorra. Alegan que la suspensión la motivó el recurso de amparo al Tribunal Constitucional, pero este, que no es una tercera instancia ni pertenece al Poder Judicial, no suspende, al común de los mortales, la ejecución de ninguna sentencia firme.

Ricardo Sáenz de Ynestrillas.

Posteriormente, les fue nuevamente suspendida la ejecución por haber solicitado un indulto (que es la forma en que estos ‘aguerridos y heroicos’ militantes piden perdón, aunque lo nieguen) cuando los indultos, jamás, para el resto de los condenados, suspende ejecución alguna hasta que la gracia instada sea resuelta, como así lo expresa el art. 32 de la Ley de Indulto, gracia que, además, concede el gobierno, sí, ese que ‘tanto les persigue’ y que permite que los jueces, ‘que tanto les acosan’, vuelvan a suspender la ejecución de sus condenas firmes.

Parece ser que, por fin, 8 años después de su ‘heroicidad’ -al enfrentarse con un aguerrido batallón de señoras y ancianos con algunos niños, sin protección alguna- van a entrar a prisión. Y resulta que esconden los lugares donde van a ingresar ante lo cual me pregunto: ¿Temen un escrache en la puerta de las prisiones? ¿Temen estos valientes que los presos sepan que son ultras reaccionarios? ¿O temen que se sepa que, en un pis-pas, los sitúen a la primera en tercer grado (incluso antes de entrar a prisión, cosa nuevamente irregular, ilegal y fuera del ordenamiento jurídico) o les hagan cumplir tan sólo unas pocas quincenas antes de dejarles dormir en casa? Ninguno nunca pisó el talego (a pesar de llevar décadas “militando”…en las barras de los bares), salvo uno, que estuvo en AuN, y demostró entonces cierta valentía y bravura, las mismas que parece que, por simpatía, como explotan los cartuchos próximos, le han desaparecido de tanto tratar con chotas.

¿Perseguidos por el sistema? No tienen ni puta idea de lo que es la persecución, la tortura, la cárcel o la represión. Son los grandes beneficiados por el sistema que dicen combatir. Siempre. Y quienes los tratan como héroes, demuestran ser tan cobardes y castrados como ellos.»

Ricardo Sáenz de Ynestrillas.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.