domingo, 05 de febrero del 2023

Entrevista a Ben Wray sobre democracia e independencia en territorios de España y Escocia

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

Desde Brave New Europe, que como ellos indican, son una plataforma educativa sin fines de lucro para la economía, la política y el cambio climático que reúne a autores a la vanguardia del pensamiento progresista junto con activistas y otras personas, nos aportan una nueva reflexión más sobre lo que significa la independencia en democracia para algunos territorios dentro de la Unión Europea, como son Catalunya o Euskadi y también Escocia.

Para ello han entrevistado a Ben Wray, periodista independiente (freelance), escritor e investigador escocés, comprometido con la causa independentista y residente en Oñate, País Vasco, en una magnifica vuelta de tuerca más sobre el tema. Esta es parte de la conversación:

- Publicidad -

Antes, el País Vasco fue la punta de lanza para cuestionar las deficiencias democráticas del nuevo régimen español posfranquista nacido en el Régimen de 1978. ¿Parece que Catalunya ha usurpado hoy ese papel?

Más que ‘usurpado’ como yo lo enmarcaría es que Catalunya es actualmente el ojo del huracán. Sin embargo, eso puede cambiar fácilmente, y desde la perspectiva de buscar estados independientes en Catalunya y el País Vasco, el escenario ideal es tener dos tormentas a la vez. Si tanto el País Vasco como Catalunya tuvieran movimientos insurgentes al mismo tiempo, creo que sería extremadamente difícil para el Estado español contener esa amenaza.

- Publicidad -

Pero claro, la política nacional de Catalunya y del País Vasco se mueve a su propio ritmo. El contexto vasco son 50 años de conflicto armado entre el Estado español y ETA. El país se encuentra ahora en una difícil fase posterior a ETA que requiere un grado de paciencia para que las heridas cicatricen por todos lados. Mi sensación es que el País Vasco está tomando un respiro colectivamente después de tantos años intensos, recargando sus baterías y preparándose para volver, de una manera diferente a antes.

Se puede ver con el creciente apoyo a EH Bildu, que es el principal representante de la ‘izquierda Abertzale’ en el País Vasco en la actualidad. Los jóvenes vascos, en particular, están acogiendo una vez más el discurso de la izquierda independentista. EH Bildu dio un gran paso adelante en las últimas elecciones de la Comunidad Autónoma Vasca en julio de 2020, terminando en un fuerte segundo lugar, y ahora hay una gran mayoría nacionalista vasca en el País Vasco, si se contabiliza a EH Bildu en la izquierda y en el Partido Nacionalista Vasco (EAJ-PNV) a la derecha.

- Advertisement -

El movimiento catalán es más transversal, de izquierda y derecha, mientras que la derecha nacionalista vasca sigue siendo reacia a la independencia. Tiene esto que ver con la estabilidad y mayor financiación avai l poder? ¿Es el cooperativismo una de las claves de la solidez del País Vasco en la actualidad?

L a derecha nacionalista vasca, representada por el Partido Nacionalista Vasco, ha sido la fuerza dominante en la política de la Comunidad Autónoma Vasca desde que comenzó la era posfranquista. Creo que la razón principal por la que evitan la independencia es porque el ADN del partido se basa en el compromiso y el gradualismo, no en la ruptura, en su relación con el Estado español. Estos instintos se acentuaron por el papel de ETA en la sociedad vasca, ya que EAJ-PNV buscaba crear la mayor distancia posible entre ellos mismos y cualquier política independentista que oliera a radical. Son el establishment político del País Vasco y su principal objetivo es gobernar la administración descentralizada en interés de la burguesía vasca.

Los intereses políticos de EAJ-PNV no se ven amenazados por Madrid. Han demostrado ser un socio confiable para el Partido Popular y el PSOE en términos de apoyo a sus gobiernos minoritarios en el Congreso español y, a cambio de los votos de EAJ-PNV, el País Vasco puede obtener alguna financiación adicional o algunos nuevos poderes transferidos. Es una relación transaccional, y un EAJ-PNV estaba feliz de continuar en el gobierno minoritario del PP de Mariano Rajoy incluso durante el pico de la crisis catalana. Pusieron sus estrechos intereses por encima de defender a sus aliados catalanes en su momento de necesidad.

No hay duda de que el relativo éxito de la economía vasca ha permitido que EAJ-PNV tenga éxito con este tipo de políticas, y la clave de ese éxito es el enorme movimiento cooperativo del país, que es un dínamo manufacturero y emplea a un gran número de trabajadores en trabajos bien remunerados y seguros.

Sin embargo, desconfiaría de ver el enfoque gradualista y transaccional de EAJ-PNV como algo exclusivo de ese partido o del País Vasco. Creo que todos los partidos nacionalistas de los países sin Estado de Europa se enfrentan a un dilema fundamental: ¿están dispuestos a correr el riesgo de una ruptura con el Estado hegemónico y todo lo que ello conlleva para lograr la independencia, y así poner en peligro el poder político que han acumulado y la credibilidad? que han alcanzado en la sociedad de élite, a nivel nacional e internacional? Si no están dispuestos a hacerlo, están en un camino diferente, uno que los lleva hacia algún grado de conformidad con las ortodoxias del Estado hegemónico. Puede ver esto en EAJ-PNV, pero yo diría que también puede verlo en el SNP en Escocia, en el N-VA en Flandes e incluso en el ERC en Catalunya.

[Pueden leer integra la entrevista clicando en este enlace]

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.