La mesa de dialogo comienza como partida de póker virtual

Como advertíamos y como si se tratara de esconder las cartas, Aragonès no dirá los nombres de sus representantes en la mesa, Junts avisa a Aragonès que no dirá a quién envía hasta saber si va Sánchez, y este no sabe aún si ni siquiera pondrá la mesa.

El secretario general de Junts, Jordi Sànchez, ha comunicado al president de la Generalitat, Pere Aragonès, que su partido no dirá los nombres de sus representantes hasta que el Gobierno aclare si Sánchez asistirá o no. La ejecutiva de Junts tenía la intención de aprobar hoy los nombres de sus representantes en la mesa para comunicarlos a Aragonès.

No obstante, a lo largo del encuentro se ha abordado con preocupación la persistencia de la Moncloa por evitar confirmar la asistencia de Pedro Sánchez, pero también las dudas que se han planteado este fin de semana sobre la posibilidad de que la reunión quedara aplazada hasta después de la celebración del congreso socialista.

Finalmente, a propuesta del secretario general, la cúpula del partido ha decidido que hay demasiadas incertidumbres en torno a la mesa de diálogo como para tomar una decisión sobre a quién enviar al encuentro. Asimismo, el partido de Carles Puigdemont reclama confirmar el calendario y los temas que el gobierno español plantea llevar a la reunión.

Así se ha insistido en que a pesar de la voluntad de participar en la negociación y abordar abiertamente una resolución política al conflicto, la falta de información sobre el planteamiento de la mesa es en este momento demasiado grande. Por lo que Sànchez ha comunicado a Aragonès que tomarán una decisión cuándo se de respuesta a estas dudas.

Exit mobile version