Todo listo para cuando la reina madre fallezca: los documentos oficiales salen a la luz

En Reino Unido tienen todo perfilado, a pesar de que Isabel II goza de buena salud a sus 95 años

La primera vez que se dió a conocer parte de la información sobre las medidas previstas cuando muera la reina madre, fue en 2017. Sin embargo, ahora Politico ha tenido acceso a más información sobre la Operación «London Bridge«.

Según la información desvelada, en el momento en que Isabel II fallezca, el primer ministro recibirá una llamada oficial de un alto funcionario donde le dirán que «el Puente de Londres ha caído».

La reina madre tiene ahora mismo 95 años y goza de plena salud. Sin embargo, los planes están ya prácticamente organizados para el día en que llegue su descanso. De hecho, han tenido que ser actualizados a causa de la pandemia de COVID-19.

En la información a la que Político ha tenido acceso se detalla el calendario de los 10 días que transcurrirán desde la muerte de la reina hasta su funeral. Los documentos reflejan cuestiones como la importancia de bajar a media asta las banderas en un tiempo no superior a 10 minutos, hasta la prohibición de hacer RT en todos los departamentos de Whitehall sin autorización previa del jefe de comunicación del Gobierno.

El día D, cuando Isabel fallezca, se producirán una serie de llamadas telefónicas que llegarán hasta el primer ministro. A partir de este momento, los días pasarán a llamarse D+1, D+2… y así sucesivamente hasta llegar al día del funeral.

Si la reina muere en Sandringham, su residencia en Norfolk, su cuerpo será trasladado en tren real a la estación de St. Pancras en Londres.

Si muere en Balmoral, en Escocia, se activará la Operación Unicornio, y su cuerpo será llevado en tren si es posible, y si no, se activará la Operación Overstudy, que preve el traslado en avión.

Ya está escrito el guión y las palabras exactas que se deberán decir cuando los funcionarios llamen a los miembros del Gobierno: «Acabamos de ser informados de la muerte de Su Majestad la Reina». Se les dirá a los ministros que «se requiere discreción».

La actividad del Parlamento de Reino Unido, así como de Escocia, Gales e Irlanda del Norte se suspenderá. Y si no están reunidos en ese momento, se hará un acto de conmemoración.

La página web de la casa real británica se apagará en color negro, con un breve comunicado que confirmará la muerte de la reina. La página del Gobierno de Reino Unido tendrá un banner negro en la parte superior. Todas las páginas en redes sociales de departamentos del gobierno mostrarán un banner negro y cambiarán sus fotos de perfil a un escudo departamental. Tienen prohibido publicar información que no sea urgente y estrictamente necesaria.

Se anunciará un minuto de silencio nacional, y todos los miembros de las fuerzas armadas harán saludo con armas.

El primero en hablar será el Primer ministro, quien tendrá una reunión inmediatamente después, a las 6 pm con el heredero del trono, el rey Carlos. 

El nuevo rey será proclamado soberano el día D+1 y el Parlamento solamente funcionará para dar un mensaje de pésame. No volverá a funcionar hasta el día posterior al del funeral.

Los restos de la reina permanecerán en el Palacio de Westminster durante tres días, en una operación cuyo nombre en código es «Pluma». El público podrá visitar sus restos durante 23 horas al día.

Todo está listo, hasta el último detalle: los distintos ministerios y sus funciones, así como la preparación de la llegada de las personalidades y representantes que acudirán desde todos los rincones del mundo.

 

Exit mobile version