jueves, 30 de mayo del 2024

Una investigación halla la nueva forma para luchar contra la Covid-19 sin vacunas

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

Un equipo de científicos desde la Universidad de Cambridge, dirigido por la aragonesa Nerea Irigoyen, se pueden convertir en una de las grandes salvadores de la pandemia de Covid-19. Han publicado un estudio preliminar que avanzaba el Heraldo de Aragón, en el que habrían descubierto una nueva forma de luchar contra la enfermedad. Y es que según sus resultados, la combinación de dos fármacos reduce la replicación del SARS-CoV-2 en el organismo hasta en un 99,5%, permitiendo así que las células humanas infectadas no puedan afectar a las sanas.

Para saber más sobre este artículo, podéis leer el texto original en PLOS Pathogens, y allí veréis que los fármacos Ceapin-A7 y KIRA8 son «muy específicos» y ayudan a frenar la «respuesta de proteína desplegada»; la viróloga ha explicado al diario aragonés que esto es «una vía de señalización de 3 puntas que es necesaria, justamente, para que el virus se pueda replicar». Gracias a este fármaco, «el virus dejaba de replicarse dentro de la célula casi por completo, por lo que la infección no pudo extenderse a otras».

- Publicidad -
Nerea Irigoyen.

Con esos dos fármacos vimos que el virus dejaba de replicarse dentro de la célula casi por completo, lo que significa que la infección no pudo extenderse a otras células. Esto tiene un gran potencial como estrategia antiviral contra el SARS-CoV-2”, destaca la jefa de Grupo de la División de Virología del Departamento de Patología de la universidad británica. Sería como “una primera línea de defensa que frena la infección al principio y da tiempo a que el sistema inmunitario reaccione”.

Si obtienen financiación para comenzar estudios clínicos a mayor escala, primero en cultivos primarios de pulmones, y luego en ratones, para terminar pasando a los seres humanos, estarían a punto de lograr «una potencial estrategia antiviral contra el SARS-CoV-2» al ser «una primera línea de defensa que frena la infección al principio y da tiempo a que el sistema inmunitario reaccione». Pero claro, para ello hace falta dinero, y como siempre pasa en la ciencia, nunca es fácil obtenerlo en ciencia.

- Publicidad -

 

 

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.