domingo, 14 de agosto del 2022

[Vídeo] La Tv pública de Rusia: «Los catalanes ya no quieren jugar con ‘las reglas’ de Madrid»

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

La televisión estatal rusa y su servicio de información 24 horas, emitía hace un tiempo un sincero y sentido reportaje sobre la situación en Catalunya, que vuelve a estar de plena actualidad en estos momentos. ‘Los catalanes ya no quieren jugar con ‘las reglas’ de Madrid». Con la continua represión desde Madrid, la ultima ahora es el infame Tribunal de Cuentas, -el Supremo ya hizo su labor- recordamos que el territorio catalán se ha plantado sobre sus ‘reglas’ represoras.

Aluden que Catalunya rompió las reglas del juego de la Constitución con el referéndum del 1 de octubre, pero España continua con su venganza hacia Catalunya, que ya está cansada de seguir las injustas y abusivas directrices que vienen de Madrid. Así desde Rusia se vuelve a recordar con este reportaje lo que paso y está pasando. Estas son las palabras integras traducidas del reportaje de la TV rusa, que vuelven a estar el el candelero de la actualidad:

- Publicidad -

«También hay problemas dentro de España, donde Barcelona pide salirse.» «¿Quiénes son los catalanes y por qué no se sienten españoles?«, un reportaje de Maxim Kiselev…

Como testigo de la grandeza de su tierra natal, están dispuestos a coger la historia misma, inscribiendo sus personajes principales aquí, en las antiguas calles de Barcelona. Todo el Departamento del Instituto se dedica a buscar pruebas de que Cervantes, Leonardo da Vinci, pero lo más importante, Cristóbal Colón eran catalanes de origen.

- Publicidad -

Jordi un catalán no explica que «de Colón tenemos bastante información que se ha conservado, hay muchas palabras catalanas en sus papeles, así como la sintaxis catalana. Por lo tanto, no solo yo creo que la lengua materna de C. C. fuera el Catalán». «Este ángulo de aquí, toda esta fachada hasta ese balcón era su casa”.

Jordi dispara fácilmente los hechos que ha estado desenterrando en los archivos durante 20 años, «aquí, donde ahora está la pequeña tienda, estaba el establo de la familia Colón. Las piedras son de aquellos tiempos. Las paredes exteriores fueron demolidas en el siglo XVIII. No hay ningún registro que confirme que un gran navegante, o al menos sus padres, caminaran por los puentes del barrio de la Ribera. Pero eso no es necesario para creer en Catalunya.»

- Advertisement -

«Solo los historiadores oficiales españoles no quieren admitirlo, pero aquí en Barcelona todo el mundo sabe que esta es la casa del Colón.», dice este entendido en historia.

La sangre mezclada con el oro, los colores de Catalunya, que ni los monarcas españoles ni Franco toleraron en el espíritu, ahora inundan de pared a pared las calles de Barcelona. El sueño de tres años que cayeron como una estrella en la bandera, está más cerca que nunca. Les parece que esta vez la alcanzarán. Si hasta el mismo Guardiola, el legendario entrenador de su gran Barça, está con ellos.

«El primero de octubre votaremos en un referéndum que determinará nuestro futuro. Votaremos a pesar de que el estado español esté en contra. No tenemos otra opción. Lo único que podemos hacer es votar.»

Con esta frase, Guardiola sumó más votos a los independentistas que todos los discursos de los políticos. El Barça para los catalanes no es solo un Club, es un icono. Es una Religión. El ‘Clásico’, eterna batalla con el Real Madrid, símbolo español. Las camisetas de sus jugadores tienen la misma sangre que el oro. Los colores del independentismo y de Barcelona se vierten incluso en los bares de fútbol, donde solo se habla de a quién marcará Messi, y si España, como castigo por venganza, expulsa a su equipo del campeonato de liga.

«Si el Barça no juega en una de las mejores ligas del mundo, será un desastre. Pero entonces por otro lado, algún otro campeonato estará encantado de recibirnos, por ejemplo el francés», dice otro ciudadano catalán responsable de restauración.

El 80% de los catalanes no quiere jugar según las reglas de Madrid, pero al darse cuenta de que España no reconoce el resultado de la votación, obtuvo la respuesta: «Negar el derecho al referéndum significa que lo que hace falta es: Referéndum».

«Buscaremos un referéndum acordado con el Gobierno. Pero, si al final de todos los retrasos legislativos no obtenemos ninguna solución positiva, entonces celebraremos un referéndum.» Desde Madrid llegó la respuesta: «Que no se atrevan a votar a favor, ni siquiera ir a votar en general, porque habrá consecuencias.» Explica otro ciudadano comprometido con la sociedad..

Pero los catalanes tomaron tal carrera que no les parece frenar nada. Catalunya encendió el contador. El sonido del reloj en el Ayuntamiento de Berga acompaña la carrera de los números en el marcador, que con cada segundo acercan la hora del referéndum. Sus resultados aquí lo saben con antelación, pero les gusta especular sobre el primer día después.

«La UE está más interesada en que Catalunya esté con ella, que en la propia Catalunya. Si la UE no nos acepta, no hay problema. Pero no creo que tengamos tanta suerte. No creo que renuncien a un contribuyente como Catalunya.»

El vicealcalde de Berga se dedica empecinadamente a la idea de la independencia. Y a la pregunta de cómo votará la ciudad, responden los muros de las casas, el «Si» afirmativo y la Estelada, la ‘estrella’ de los patriotas catalanes, que el ciudadano Francesc lleva en la mano, que está más cerca del corazón.

«Hay 4 franjas de la bandera catalana y una estrella como símbolo de libertad. La bandera de Catalunya apareció en el siglo pasado, inmediatamente después de la guerra de independencia de Cuba, que también eligió una estrella.»

En la pequeña ciudad de Berga ya han votado. En balcones. Y las preferencias políticas cambian de piso a piso. En el primero, donde hay una Estelada con fondo azul, viven los conservadores. Arriba están los partidarios de los partidos de izquierda. Pero tanto allí como allá, en las banderas hay una estrella, símbolo de una Catalunya independiente. La perdieron hace 304 años, perdiendo ante el rey Felipe la batalla por Barcelona. La lengua y la memoria catalanas estaban entonces en la lista de pérdidas.

«Él rey forzó a la gente a desmontar sus propias casas piedra por piedra, y de estas piedras construir una fortaleza.» Tres siglos después, Catalunya para España no es solo más del 16% de la población. Con el desempleo de ahora, puede ser una desventaja. Lo principal, es la 5ª parte del potencial industrial del país, que además posee una condiciones únicas para la agricultura.

Cuando dicen aquí «No somos España», quieren decir que Catalunya no es simplemente diferente a otras regiones del país. Es absolutamente única, y hay argumentos por todas partes. La montaña sagrada catalana de Montserrat protege estas tierras de los vientos fríos, lo que permite a los viticultores locales competir por el mejor Cava durante quinientos años.

Aquí, desde el siglo 16, la tecnología de producción de Cava, el competidor catalán del Champán, utiliza una variedad de uva Xarel.lo, que no puede crecer en ningún otro lugar. Otro elemento en la lista de los tesoros nacionales de Catalunya. «Aquí tenemos miedo incluso de respirar entre estas viejas botellas. Algunas en este sótano han estado desde la guerra civil. Es un trabajo de cinco generaciones», afirma otro ciudadano especialista en Cava.

Las malas lenguas de los economistas aseguran que en la confrontación entre Madrid y Barcelona no hay nada más que cálculo. Después de huir de España, los catalanes la abandonarían para pagar los préstamos comunes. Dejando ir a Catalunya, los españoles no tirarían de la deuda.

«Desde el punto de vista económico, Catalunya es una región muy poderosa. Siempre ha tenido reconocimiento internacional, siempre se ha integrado con España, Europa y el mundo. Somos exportadores netos. Y, por ejemplo, en la producción de Cava, Catalunya tiene casi un monopolio.»

Es poco probable que José Granier, en el año 72, al crear su escultura, asumiera el significado de su obra para llenar el siglo 21. Ahora, este parodiado, al comienzo de la Rambla de Catalunya encarna a un Madrid premeditado que está a punto, tarde o temprano, de perder a Barcelona. Hace 10 años, como réplica al Toro español, esta tierra adoptó su símbolo Catalán: el asno obstinado.

«Aquí, el último burro se vendió. Todos se agotaron. Los toros también se compran, pero aún hay, son un símbolo de España y de las corridas de toros, y se han prohibido en Barcelona.», dice el ciudadano de una tienda.

El burro catalán no es solo un recuerdo o simplemente una alegoría. Existe en la naturaleza como una subespecie. El ‘ruc català’ (burro catalán). Mucho más grandes, que sus compañeros, con una forma especial de las orejas y famosos por su resistencia inigualable, lo que halaga a los catalanes que intentarán celebrar el referéndum por 19 vez.

Y si Madrid logra descarrilar este, seguirá mordiendo poco a poco y obstinadamente su independencia. Ya han recuperado la enseñanza en catalán a sus ciudadanos. Esta ya está por encima del español incluso en los índices turísticos. Ya es más importante la tradición de las fiestas del día de Sant Joan, que las que vienen desde Madrid, donde incluso el fuego es especial.

La Montaña Santa de Montserrat llega a las ciudades de Catalunya como símbolo no solo de la purificación, sino también de la lucha. La de la canción escrita por Francesc Ribera –Titot-, sobre un sueño ya tan cercano como la estrella en la Estelada de su muñeca:

«Adelante, el sueño no nos dejará, lo sostenemos firmemente en el puño”…

Vídeo:

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.