Ruleta: juego, casino y turismo virtual

La convulsa situación social impide que muchos de nosotros viajemos a otros lugares del mundo. Bien como turistas o como jugadores de casinos, a los que acudir a disfrutar, y tener suerte de uno de los juegos de siempre: la ruleta. Este impedimento temporal encuentra una solución en la tecnología, la cual permite viajar de manera virtual a cualquier casino del mundo a echarse unos movimientos en la ruleta, como, por ejemplo, puede hacerse en 888casino.es/ruleta/

La reconversión llega a los juegos tan tradicionales como la ruleta. No, no cambia su dinámica de juego; esto se mantiene intacto: apostamos a un número y esperamos contar con la suerte a nuestro favor y apuntarnos un tanto en nuestro casillero, o unos euros si lo hacemos con dinero. Nos referimos a los casinos, esos sitios donde se puede jugar a cualquiera de las modalidades de la ruleta: europea, americana o francesa, en honor a sus inventores, como hablaremos más adelante.

Ahora mismo, con el turismo paralizado, los casinos virtuales se han convertido en centro neurálgicos del juego online. Tienen sus ventajas: se puede jugar a la ruleta de la misma manera que en un casino físico; a cualquier hora de día; se puede interactuar con el crupier que ocupa la mesa; y hasta se pueden disfrutar de los bonos de bienvenida que suelen ofrecer la mayoría de las plataformas virtuales que cuentan con la ruleta como uno de sus atractivos. Indudablemente, el número de jugadores aumenta en esta parte del sector del juego, pero hay otros jugadores, los considerados más puristas, que siguen echando en falta, y ven necesario, ir al casino físico y sentarse junto a la ruleta.

Y estos puristas eran jugadores de casinos con cierto prestigio, ya fuera en Europa, Estados Unidos y más recientemente en el creciente mercado asiático. Pues estos jugadores de ruleta de estos casinos están de enhorabuena, pues algunos casinos de reconocido prestigio se han abierto a las nuevas tecnologías para permitir a sus jugadores sentirse los más cómodo posibles, como si estuviera en casa, y no adentrarse en un casino virtual. Y no sólo para los más puristas, cualquier amante de la ruleta, casinos o edificios arquitectónicos con una notable arquitectura pueden culturizarse mientras se practica a la ruleta y se ocupa un tiempo de ocio.

Porque sí, en esta línea que comentábamos, es posible acudir a Las Vegas y echarse unas manos a los giros de las ruletas, y al tiempo que descubrimos los entresijos de sus casinos y los hoteles. Y todo ello sin moverse de casa. La ruleta también permite viajar gracias a la aparición y desarrollo tecnológico. Las Vegas, en el estado de Nevada, es la meca del juego y allí no falta la ruleta, como sucede en el casino histórico del Golden Gate, Tropicana o Flamingo. No podremos descansar en sus lujosas habitaciones hasta una cierta normalidad social, pero sí podremos disfrutar de sus ruletas. Y así, podemos ir al Casino de Venecia, al casino de Baden Banden (en Alemania) o a cualquier otro casino que haya abierto sus puertas a la tecnología. Como también sucede en España, donde hay casinos con solera.

De la Edad Media a la Edad Digital

La ruleta online no sólo nos permite hacer rutas guiadas de manera virtual, sino que nos permite disfrutar de su esencia con mayor seguridad si cabe que de manera presencial. Las empresas se gastan unos cuantos millones de euros en reforzar que nadie usurpa los datos personales y bancarios de los jugadores, al tiempo que descartamos ese famoso bulo de alguna mano que controla el lógico movimiento del azar. Las ruletas no tienen trampa. Todo es suerte. Tener a los vientos del azar favorables. Pero hay más, en esta visita por los casinos más lujosos del mundo, podemos jugar a la ruleta tradicional, pero también podemos hacerlo a la ruleta de manera gratuita, a modo de entrenamiento. Y en una misma noche, podemos pasar por los mejores casinos del mundo.

Un camino impensable en la Edad Media. Porque en esta época prehistórica se ha constatado el nacimiento formal de la ruleta. Al menos no hay documentos históricos más antiguos sobre la ruleta. Y es justamente en este origen tan remoto donde se encuentra el significado a la modalidad francesa de la ruleta. El francés Blaise Pascal es uno de los inventores de este juego. Eso sí, con 36 números, pues excluyó el número cero. Posteriormente, los hermanos Blanc añadieron ese número y en Estados Unidos incluyeron incluso el doble cero. El funcionamiento del juego, sin embargo, no varió en ningún momento, aunque sí lo hicieron las probabilidades de éxito o fracaso, pero en un escaso porcentaje.

Apuestas externas o internas

Desde ese lejano momento, la ruleta se ha convertido en todo un referente de los casinos. En una especie de foco principal de atracción de jugadores, junto con las tragaperras, el otro juego por antonomasia de los casinos. Ambos datan de orígenes antiguos y han sabido convivir y adaptarse a los tiempos. Y ahora en tiempos tecnológicos siguen atrayendo al nuevo público, a ese público joven que acude a los casinos virtuales y que, aunque no pueda viajar, sabe que la tecnología también le permite hacer una visita guiada a los casinos por importantes del mundo, donde la ruleta es el principal reclamo entre todos los juegos de azar.

Finalmente, si decides adentrarte en el juego de la ruleta, debes saber también que no siempre es elegir un número y esperar la suerte. En la ruleta hay diferentes tipos de apuestas. Por ejemplo, están las apuestas externas, que son ideales para jugadores más conservadores y que buscan una sesión de juego más larga, aunque sus ganancias no serán muy grandes. Si nos va el riesgo, lo nuestro serán las apuestas internas, ya sean directas (a un solo número), divididas (dos números consecutivos), apuesta a calle (tres números), apuesta a esquina (cuatro números) o apuesta a una línea. En cualquiera de estos casos, las probabilidades descienden, pero si ganamos, el premio será mucho mayor, siempre y cuando juguemos unos euros con responsabilidad. Y da igual si decidimos hacerlo en la ruleta francesa, europea o americana.

 

Salir de la versión móvil