La corrupción de Juan Carlos I: Gastó hasta 8 millones de euros opacos para hacer breves viajes

El rey de España hacía tantos viajes privados que tuvo que contratar abonos de 100 horas de vuelo, que agotaba en menos de un año.

El ex rey español Juan Carlos I de Borbón se habría gastado hasta 8 millones de euros de procedencia opaca en decenas de viajes en vuelos privados a América del Norte, el Caribe y Oriente Medio. Unos desplazamientos que habría hecho entre el 2009 y el 2018. Entre los gastos hay dos visitas a Santo Domingo o una gira por diferentes ciudades del Golfo Pérsico, según El Confidencial. El sistema de pago lo gestionaba el abogado Dante Canónica a través de las cuentas que tenía en Suiza, a la fundación Zagatka, que era dirigida por el primo del rey emérito, Álvaro de Orleans.

En concreto, la fundación administrada por Álvaro de Orleans, que se habría nutrido durante años de presuntas comisiones ilegales e ingresos anónimos de cuantías millonarias. Los fondos, de origen opaco, proceden de uno de las ocho cuentas que Zagatka tenía en Credit Suisse y se destinaron a las compañías de vuelos privados Netjets UK Ltd (189.000 euros en 2009), Tag Aviations (casi 1 millón de euros en 2010) y Vistajet Aviation Services (576.310 en 2011). De las rutas de estos vuelos no ha quedado constancia en los documentos referidos.

Sobre el papel, el sistema permitía ocultar en todo momento el nombre de Juan Carlos I. Solo figuraba su primo Álvaro de Orleans. Incluso en los datos del pasaje, únicamente se indicaba el número de personas que viajarían a bordo. Sin embargo, en al menos dos de los contratos con Air Partner consta como dirección del cliente el Palacio de la Zarzuela y en otra orden de vuelo aparece el nombre de Vicente García Mochales, jefe de la escolta personal del monarca.

La información interna de Zagatka desvela que Juan Carlos I llegó a contratar tantos aviones privados en esa época que optó por contratar bonos de 100 horas de vuelo, que permitían rebajar el importe de los cargos. Cada uno de los bonos supuso 980.000 euros y todos fueron agotados en menos de un año. De hecho, a pesar de esa fórmula de pago, los movimientos de Credit Suisse y Lombard Odier reflejan cargos adicionales de Air Partner. La fiscalía de Suiza sigue investigando si esta fundación se financió en presuntas condiciones ilegales. Asusta pensar en lo que aún no se ha destapado…

 

Salir de la versión móvil