La Organización hispano marroquí Tariq Ibn Ziad impulsará la creación de cementerios musulmanes en España

No es de recibo, que en la España del bien avanzado el siglo XXI, se pongan tantas trabas administrativas para la creación de los cementerios musulmanes por razones técnicas

Pedro I. Altamirano, presidente de la organización internacional, ha declarado a esta redacción, que una de las principales labores de la organización es la ayuda y protección a los flujos migratorios, y entre ellas, la creación de cementerios musulmanes en España, son una prioridad humanitaria irrenunciable. No es de recibo, que en la España del bien avanzado el siglo XXI, se pongan tantas trabas administrativas para la creación de los cementerios musulmanes por razones técnicas, cuando no existe ningún motivo técnico que no sea, ni salvable, ni incompatible con el rito musulmán.

En la actualidad, cuando un musulmán o musulmana que fallece en España, se convierte en un verdadero problema para la familia, añadido al dolor producido por la pérdida del ser querido, que es el derecho a dar descanso eterno al fallecido/a, siendo el rito musulmán. Es tan complicado, por no decir imposible, que no queda más remedio que pagar unos gastos de traslado a los países de origen, que rozan la estafa, a veces inasumible para la familia que debe entramparse para poder afrontarlo.

 

Para ello, el máximo responsable de la organización Tariq Ibn Ziad, comenzará de inmediato, una ronda de entrevistas con las autoridades estatales y autonómicas, tanto españolas como marroquíes competentes en este campo, al tiempo que se reunirá con las comunidades islámicas españolas. La propuesta, además de fomentar la agilización de los permisos administrativos necesarios para la autorización de los cementerios, se abra una línea de ayuda económica transitoria, para el traslado de fallecidos a las familias sin recursos para ello.

 

“Las administraciones locales, tiene la obligación moral y política de ayudar a todos sus vecinos, sean de la religión que sean, porque todo ser humano tiene derecho a un enterramiento digno y acorde con su cultura” termina afirmando Pedro I. Altamirano. Es por ello que estamos seguro que en los próximos meses podremos comenzar a solucionar un problema social y humano de primer orden que sufren los inmigrantes musulmanes por un lado, pero que afecta también a los musulmanes de origen español, un colectivo que crece y no dejará de crecer en el futuro, por lo que, o se le da respuesta hoy, o será un verdadero problema social en poco tiempo.

 

Exit mobile version