sábado, 13 de agosto del 2022

La Clásica de las crisis

|

Más noticias

- Publicidad -

Cinco páginas de las pocas de una revista de cultura, se dedicaban a analizar la amplia programación las orquestas españolas, excepción de la de Málaga, problemas de gestión de mi tierra. En la misma revista Miguel Colón, concertino de la Nacional, y el compositor Tomás Marcos, en sendos artículos mostraban su visión de la vida de los conciertos sinfónico, en y pos pandemia, opiniones revitalizantes para la música y las orquestas. Es una pena que las crisis tengan una cantinela clásica poner en cuestión los bienes culturales, y tengan unos valedores dando cornás a diestro y siniestro, porque lo suyo es recrearse en la ignorancia, para cuestionar orquestas, museos, libros, eso sí, salvan una banda acompañando una faena o una procesión, cosas de don Guido.

Muchos utilizan la dicotomía elitismo y popular, para escaparse del mundo de la música clásica, lástima que no cundan los maestros Abreu por todas partes, quién puso atriles a los niños y jóvenes de más modesta procedencia en Venezuela, creando un fulgor de la música clásica, miles de músicos, y una figura como el director Gustavo Dudamel con el que participo de que, -“la música es un derecho, no un privilegio elitista”. Pero hay una certidumbre, la música llamada clásica necesita de un apostolado de sus gestores y aficionados para acercar a todas las capas de la población al goce de un concierto en vivo.

- Publicidad -

Estos años el mundo orquestal ha crecido en España, con la suerte de haber contando en sus plantillas con excepcionales músicos, muchos de ellos educados en la órbita soviética que, buscaban salida ante el triste destino con el que se levantaban cada día en sus países de origen. Tampoco teníamos en España profesionales de la gestión de los conjuntos sinfónico, se improvisaron, pero muchos se perdieron en la burocracia, en el trasiego de la cursilería de los devotos y en ordenar la compleja vida laboral de directores y músicos, olvidando el principio fundamental de la difusión y acercamiento de la música a cada vecino  paganini.

Las orquestas no son cuestión, la cuestión es su política y los que la llevan. Me imagino que los padres que se afanan para que sus hijos tengan una buena formación musical, a los estudiantes esforzados, querrán verse y verlos de solistas, pero más comúnmente como músico de una agrupación musical de calidad y prestigio. Por eso es necesario invertir en este bien común,  velar y exigir porque nuestras enseñanzas musicales busquen la excelencia formativa.

- Publicidad -

La música no amansa a las fieras que no la escuchan, ni han conseguido que un imbécil como Maduro se lance contra Dudamel, ni pudo evitar a las bestias de Hitler y Stalin y sus atrocidades, pero la lira de Orfeo nos transmite la armonía que amansa nuestro sujeto anímico.

Curro Flores

- Advertisement -

 

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.