martes, 04 de octubre del 2022

Israel, de nuevo confinada

|

Más noticias

Beatriz Talegón
Beatriz Talegón
(Madrid, 5-5-1983) Licenciada en Derecho por la UAH, estudios en economía del desarrollo por la LSE en Pekin. Analista política. Ex Secretaria General de la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas Actualmente colabora como analista política en distintos medios de comunicación (prensa escrita, radio y televisión).
- Publicidad -
Las infecciones por COVID-19 están llegando a cifras diarias de 4.000 casos en Israel, razón por la cual desde el Gobierno se ha tomado la decisión de volver a confinar a su población. La medida se decidió el domingo y comenzará a estar vigente desde el próximo viernes.
A partir de entonces, se decreta el cierre de establecimientos públicos, escuelas y se limitan los movimientos en el país. Los irsraelíes no podrán desplazarse a más de 500 metros de sus viviendas, excepto para necesidades esenciales como la compra de alimentos y medicamentos.
La oposición del gobierno considera que esta decisión es la evidencia de que las medidas que hasta ahora ha venido tomando el gobierno de Netanyahu han sido equivocadas. La respuesta ha sido contundente por parte del Gobierno: «En realidad, no. No hemos fallado». «El problema no es el equipo, es la capacidad de los equipos médicos para seguir trabajando». Ha señalado.
El ministro de Sanidad, por su parte, ha explicado desde su domicilio que durante los primeros meses ha intentado evitar un nuevo confinamiento. Que hizo lo posible para que pudiera mantenerse la convivencia con el virus, pero que finalmente no ha habido otra opción.
Netanyahu ha reconocido el alto precio que supone para la la sociedad israelí y el daño económico que estas medidas ocasionarán, pero ha afirmado que «no hay otra opción». Insistió en explicar que la economía de Israel estaba en estos momentos mejor que la de otros países, un hecho que explica porque fue uno de los primeros en confinarse y uno de los primeros en abrir. «Fuimos de los primeros en reconocer el alcance del peligro (de la Pandemia)», ha afirmado y ha explicado también que las cifras de infecciones y fallecimientos son de las más bajas del mundo. Sin embargo, las cifras que muestra la Universidad Johns Hopkins no apuntan en el mismo sentido: Israel sería el país con peores datos a nivel mundial en cuanto a los casos per cápita positivos en las últimas semanas.
En su rueda de prensa, Netanyahu ha pedido a todos los ciudadanos que utilicen las mascarillas y cumplan con las medidas de prevención, como la distancia física.
Según informes realizados por medios hebreos, el Ministerio de Finanzas ha estimado que el cierre conllevará pérdidas de 6.500 millones de NIS (1.800 millones de dólares).
Las voces críticas con las medidas no entienden por qué no se confinan aquellos territorios donde el virus está ahora mismo causando más estragos, en lugar de tomar una decisión generalizada. Hasta ahora han sido 1108 las personas fallecidas por COVID-19 en Israel desde el inicio de la pandemia.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.