miércoles, 05 de octubre del 2022

Escandalosa declaración del Periodista letón Otto Ozols: «Vendimos vilmente a los catalanes por nuestra tranquilidad… España nos amenazaba»

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

Brutal y escandaloso testimonio con esta primicia. En esta Diada 2020, el prestigio periodista, escritor y articulista, Otto Ozols, ha hecho más que un artículo para pietiek.com, –medio de comunicación de Latvia (Letonia)- ha concedido un acto de contrición y revelación de conciencia.

Activista de derechos humanos, periodista independiente, y autor de diferentes libros, que perteneció a la Asociación Letona de Regiones, se explaya en la jornada reivindicativa catalana del 11S, sobre lo que pasó meses atrás con Catalunya durante el Procés en Europa, y sigue pasando, y la situación político-social actual en Bielorrusia…

- Publicidad -

Para ello, hemos buscado sumar otra voz distinta al objeto del escándalo, con una ampliaciòn traducida del ruso desde Press.lv. Este es el duro y sincero artículo de Otto Ozols:

Con respecto a Catalunya, la UE está mostrando un doble rasero y cinismo, de hecho, está dando la espalda a millones de ciudadanos de la UE. El momento en el que literalmente fueron golpeados, fue un verdadero shock, la gente no lo entendía: cómo era posible traicionarlos así…

- Publicidad -

La razón principal puede ser la enorme influencia de España en la UE, una diplomacia agresiva y abiertamente refinada fomentada durante siglos. Los catalanes no tienen experiencia en diplomacia internacional, de hecho fueron vendidos, y los países bálticos tuvieron un papel muy vergonzoso en este asunto: en realidad compramos una sensación de seguridad a través de la asistencia militar desde España, a cambio de la libertad de otro pueblo. España y Catalunya se habla abiertamente de ello y nuestra reputación es ahora la que es.

En Letonia, los medios de comunicación y los especialistas en relaciones públicas controlados por la ONG «Vienotība» elogian a Rinkēvičs como un buen diplomático. Pero, de hecho, ha pasado mucha vergüenza, socavando la imagen de nuestro país.

- Advertisement -

Una vez tuve una breve y dolorosa conversación con un respetado periodista de Barcelona, ​​editor jefe de una gran publicación conocida en los países bálticos. Me preguntó con una brutal frialdad: ¿cómo pudiste tú, que luchaste con tanta valentía por la libertad en los años 80 y 90, traicionar a otras personas con tanta rudeza e incluso negociar a costa de nuestra libertad? Fué una pregunta retórica. Dicho esto, se despidió con frialdad y se fue.

Nunca me he sentido tan avergonzado de mi país y de mi gente. Sé muy bien que editor no es el único en Catalunya y España que piensa eso. En Madrid, incluso se ridiculiza el tema, «cuando pusimos a los bálticos en su sitio, les hicimos cerrar la boca».

Rinkēvičs todavía se permitió mentir desde el atril de Saeima [nombre del parlamento unicameral de Letonia] como si nada de eso hubiera sucedido. Aunque no era un secreto para ninguno de los entendidos en España o Letonia.

Vehículo Pizarro y, detrás, un carro de combate Leopardo españoles, en el desfile de Riga por la independencia de Letonia de Rusia.

Podemos explicar larga y tediosamente por qué hicimos esto, pero eso no cambiará lo sucedido. Solo podemos vivir con esta vergonzosa situación que creamos.

Los diplomáticos hablaron casi abiertamente sobre esta presión y el trato. Así lo reconoció también en una conversación privada con un buen diplomático español, experto relacionado profesionalmente con la OTAN, quien aseguró que en varios foros, España estaba amenazando abiertamente a los Estados bálticos si no mantenían la boca cerrada y negaban su apoyo a Catalunya.

Permítanme recordarles que la OTAN se fundó como una organización para la protección del mundo libre y la democracia, no como un mercado donde países cínicos llevan a cabo tratos diplomáticos sucios.

Un buen amigo de España, también relacionado con la OTAN, me confirmó que España amenazó a los países bálticos si daban su apoyo a Catalunya y dejar de ayudarles. [Hay que recordar que España proporcionaba y aún lo hace, vigilancia y protección aérea con aviones de guerra a los países del Báltico]

Esto también fue confirmado por otras fuentes no relacionadas e indirectamente, pero claramente también por el político de la ONG «Vienotība», (Unidad) el diplomático Ojārs Kalniņš en una discusión de la televisión letona LTV sobre este tema.

Hablando de la comparación de Catalunya con Bielorrusia, hay que entender que Lukashenko conoce bien la verdadera esencia de la UE, que tarde o temprano preferirá los intereses comerciales a las cuestiones de democracia.

Brutal represión en Catalunya por parte del Estado español.

En 1990, Alemania y Francia pidieron públicamente (!!!) a Lituania que no se opusiera a la URSS; en 1991, diplomáticos de los países nórdicos aconsejaron al ministro de Relaciones Exteriores de Islandia, Hannibalsson, que cerrara la boca cuando quiso apoyar enérgicamente la lucha por la independencia en el Báltico.

En enero de 1991, Europa observó con horror formal los sangrientos sucesos de Vilna y Riga. Durante el golpe de agosto de 1991, las grandes potencias de Europa observaron los acontecimientos desde el exterior, y si los viejos comunistas hubieran ganado, Letonia seguiría ocupada. Vale la pena recordar que durante la Guerra Fría, Letonia no se mencionó en los libros de texto de historia suecos.

Debe recordarse que en la década de 1990, la ex Yugoslavia estuvo en guerra con masacres y violaciones durante 10 años; Europa prácticamente no hizo nada para detenerla de manera efectiva. La masacre de Srebrenica mató a 8.000 personas, la fuerza de mantenimiento de la paz holandesa huyó y el general francés saboteó la resistencia activa contra los bandidos paramilitares serbios.

Lo mismo ocurre con el régimen comunista de China: no hace mucho, Alemania aceptó una enorme estatua de Karl Marx como regalo del gobierno chino; La UE decidió no pensar en la plaza de Tiananmen, el Tíbet, Hong Kong y otros crímenes del régimen.

Lo mismo se aplica a Rusia: agresión contra Ucrania, un barco de pasajeros derribado, la ocupación de Crimea, y nada de esto impidió que Alemania y los países nórdicos permitieran la construcción de Nord Stream y continuaran alimentando al régimen de Putin. Las sanciones son solo de naturaleza formal, y Rusia espera razonablemente que Europa se trague otro sapo, porque la democracia para la UE es solo una ficción cuando se trata de dinero. Y Lukashenko no es tonto, lo entiende muy bien.

Y también ve que en la España europea en 2017 fue posible golpear a los votantes pacíficos, encarcelar a políticos elegidos democráticamente, difundir silenciosamente mentiras propagandísticas, chantajear y sobornar a otros países. Y la UE encuentra excusas legítimas para ello…

Otto Ozols cuando participó en la cadena humana que cruzó Catalunya, desde Le Perthus a Alcanar, el 11 de septiembre de 2013. 

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.