Madrid se gasta 69.000 euros en tres respiradores y 48.000 en un coche oficial 

El Gobierno de Ayuso contrata durante 48 meses el alquiler de un vehículo oficial para el viceconsejero de Sanidad.

La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, junto a los consejeros de Educación y Sanidad. Europa Press.

Lo de Madrid es un escándalo tras otro. La Comunidad de Madrid ha anunciado los diferentes gastos a los que hará frente para evitar una segunda oleada del coronavirus en la región. Pero, entre ellos, destaca la contratación de un coche oficial por valor de 48.000 euros.

El periodista Arcadi Espada arremetia hace poco contra Isabel Díaz Ayuso. diciendo que «en circunstancias normales esta persona no habría sido contratada por ningún empresario en sus cabales”. La crítica a la presidenta regional era por el despilfarro que hace de las arcas como presidenta de Madrid.

El Gobierno de Ayuso, a su vez, gastará la cifra de 69.000 euros para tres respiradores, pudiendo haber aprovechado el dinero del arrendamiento del vehículo para la compra de dos respiradores más.

Uno de los coches oficiales del Gobierno de Ayuso.

No es la primera contratación de vehículos oficiales por parte de la Comunidad de Madrid, tal y como señala El País, a principios de agosto también se alcanzó un acuerdo de “arrendamiento de 48 vehículos para traslados a domicilios” por un valor de 113.740 euros.

El Ejecutivo de Ayuso justifica tal contratación en la documentación, asegurando que se hace “con el fin de posibilitar una atención sanitaria adecuada a la población”. Por si fuera poco, los datos de coronavirus en la región siguen aumentando y a pesar de las ayudas otorgadas por el Gobierno de España a la Comunidad de Madrid, las medidas siguen siendo dudosas.

Ayuso ha acordado la contratación de equipos de protección por 6,5 millones de euros, más de dos millones en reactivos para detectar el coronavirus, 600.000 euros en una nueva sala de autopsias y 200.000 euros en 22 rastreadores. Con los casi 160.000 euros gastados en vehículos oficiales, el Ejecutivo regional podría haber reforzado cualquiera de las anteriores mejoras necesarias ante una situación epidemiológica que está empeorando. El caos, la desvergüenza y el despilfarro, vuelven a la capital.

Exit mobile version