sábado, 20 de agosto del 2022

Un Estado ruinoso como la cafetería de Moncloa: «Los proveedores se iban si no pagabas en mano»

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

El camarero Ángel Palacino entró a trabajar de camarero con 25 años en La Moncloa durante la última legislatura de González y, bandeja en mano, cumplió los 30 con Aznar, los 40 con Zapatero y los 50 con Rajoy. Lo que significa  que ningún presidente ha pasado tanto tiempo en La Moncloa como él.

Toda una vida sirviendo a presidentes que acabó con un despido en diciembre de 2019 y que, tras tener una sentencia a su favor, se atreve a contar con nombre y apellido: «Durante mucho tiempo, no hemos dicho nada porque sabemos dónde trabajamos, pero llega un punto en el que tienes que luchar por tu puesto», se justifica.

- Publicidad -

Términos jurídicos aparte, según indica El Confidencial, la postura de los camareros es sencilla: «El presidente trabaja allí y tiene a 38 empleados sin cobrar. Coño, no sé… ¿Estabilidad de trabajo para España? ¿Qué me estás diciendo? Si tienes a personal sin cobrar un duro». Los camareros han ganado ahora el pulso a Presidencia y deben ser readmitidos.

De izquierda a derecha, el secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, el camarero Ángel Palacino y el fallecido sindicalista Miguel Periáñez en una de las manifestaciones contra los impagos en Moncloa. (EFE)

«Decían que en el pliego de condiciones no venía que tuviésemos que cobrar, solo que teníamos que servir». Parte de la plantilla se cogió entonces la baja y, en diciembre de 2019, se confirmaron sus temores: se anuló el contrato con Dulcinera, cerraron la cafetería y 38 camareros acabaron en la calle,

- Publicidad -

«Terminamos en la calle como si fuéramos perritos«, sentencia Pérez. Lejos de darse por vencidos y buscar un nuevo empleo, los camareros unieron fuerzas en diciembre y, a través de Comisiones Obreras, llevaron su situación a los juzgados. «Nuestra solución fue esa: denunciar a todo bicho viviente«.

La respuesta del Tribunal Superior de Justicia de Madrid llegó el pasado 23 de junio: declaró nulo el despido de los 38 camareros y condenó a Presidencia a abonar los salarios de los afectados, reconociéndoles además el derecho a ser readmitidos.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.