domingo, 02 de octubre del 2022

España esta monitorizada, el desmonitizador que la desmonitarice, buen desmonitarizador será

|

Más noticias

Pedro I. Altamirano
Pedro I. Altamirano
Editor de Las Republicas y fundador de la Asamblea Nacional Andaluza (ANA)
- Publicidad -

Transcurrían los últimos años del tardofranquismo, allá por el principio de la década de los 70, cuando el que les escribe tendría 16 o 17 años, se sentaba en los bancos de los jardines cercanos a casa junto a la pandilla de adolescentes, y pasaba un Renault 4L del que arrojaron una verdadera nube de “panfletos” del Partido Comunista, el PSOE ni estaba, ni se lo conocíamos. Cómo es natural salimos corriendo a ver qué ponía en aquellos papeles. A los pocos segundo paraba frente a nosotros un Land Rover de color gris del que comenzaron a bajar otra nube, pero esta vez de los temidos “grises”, como era conocida la franquista Policía Armada, después y hoy Policía Nacional.

Como por aquel entonces comenzaba a practicar el atletismo, deporte que me acompaño toda la vida, comencé a correr sin mirar ni por un segundo hacia atrás hasta llegar a casa. Una vez allí leí con calma el papel del Partido Comunista, en el que se llamaba a la huelga general. No entendí, porque no estaba en eso, porqué tiraban desde un coche unos papeles que pedían huelga, y menos aún porqué llegaba detrás la policía pegando tortas a todo aquel que los cogiera, tuviesen la edad que tuviesen. Poco después entendí que España estaba monitorizada por el Gobierno del Generalísimo Francisco Franco, y cuidado con aquel o aquellos que intentaran desmonitorizarla.

- Publicidad -

Falleció el dictador, se alzó con la Corina de España, ¡huy perdón! con la Corona de España el Rey emérito y con él, una presunta democracia, al PSOE, los pactos de la Moncloa… el régimen del 78 vamos. Un régimen que, en principio pareció regalarnos un espacio nuevo en el que, al menos no te pegaban por coger un papel del suelo con una convocatoria del Partido Comunista, y parecía que podías subir a un estrado para hablar de lo que quisieras sin que te partieran la cara en dos. No lo creímos.

Al poco llego el gobierno del PSOE y nos llenó de ilusión a todos, una ilusión que se fue desmoronando con el desmantelamiento de la industrias andaluzas, el cierre de minas, aceros y astilleros para que el PSOE pudiera pagar a sus socios alemanes los prestamos en marcos alemanes, las ayudas que recibieron del socialismo alemán, y dejar a España en las condiciones que Franceses, Alemanes, Holandeses, Italianos… imponían para aceptarnos en el club de la Unión Europea que nos costó tanto y aún nos cuesta.

- Publicidad -

Ese PSOE que pasó de la OTAN NO, a la OTAN SÍ, y que, además presidimos y fuimos a la guerra de los Balcanes con Solana a la cabeza. El PSOE del GAL, la Ley de “patada en la puerta” de Corcuera o enterrar vascos en cal viva. Un horror político, social y de corrupción que devolvió el Gobierno de España a la derecha del Partido Popular de José María Aznar. A partir de ahí, comenzamos a comprobar que el régimen del 78 fue un fraude, que Franco ya nos lo advirtió cuando dijo aquello que lo dejaba todo atado y bien atado, y que la democracia lo era, pero menos, mucho menos de lo que pensábamos.

La calidad democrática fue empeorando, de mal en peor en la misma medida que los gobiernos de España eran incapaces de explicar el porqué del inmovilismo transformador del 78, y el recorte de libertades, unas veces excusándose en la lucha antiterrorista, otras en una supuesta seguridad civil, y las más porque les daba la gana, sin más, que los españoles nunca fueron de mucho protestar. Después llegó el 11S, el 11M y la Ley Mordaza que nos ponían una bufanda metida en la boca para no hablar, y nos ataban las manos para no escribir.

- Advertisement -

Llegó Podemos como agua de mayo. Un rayo de luz que caía del cielo para salvar a la sociedad española en su conjunto de la falta de libertades, para ponerse al frente en la lucha contra la “casta política”, derogar la ley mordaza y dotarnos de una verdadera democracia, y humo muchos/as que vieron la esperada vuelta de Mesías. El Mesías llegaba con el mismo defecto de fábrica que cuando llego el PSOE, pues no ha dejado de seguir sus pasos, y cometer los mismos errores, nada más tocar la moqueta de los despachos oficiales, hasta llegar, el modo que ha llegado, a formar parte del Gobierno de España metido en la misma cama que la “casta política” a que pretendía combatir.

Ha llegado al Gobierno, no para cambia la casta, sino para integrarse en ella y potenciarla. No para derogar la Ley Mordaza, sino para agrandar la bufanda metida en la boca, y dar otra vuelta más a las cadenas que ataban las manos de los libre pensadores que tienen capacidad de expresión, y para colmo, se les presenta la Virgen del Carmen en forma de pandemia Covid-19, forzando a un Estado de Alarma, que en la práctica es un Estado de Excepción encubierto, donde de nuevo nos devuelven a las cavernas de franquismo del que nunca salimos.

Esta vez no hace falta que nos envíen un Land Rover a pegarnos, por lo menos hasta ahora, porque están haciendo real esa sociedad que nos anunciaba George Orwell en su obra 1984, en el que nos vaticina una sociedad totalitaria basada en el Gran Hermano, la Policía del Pensamiento o el Ministerio de la Verdad. Acertó de pleno.

El actual Gobierno del PSOE-UP, aprovechando de forma vil y filofascista la desgracia de una pandemia, que se está llevando a toda una generación de luchadores, para imponer un régimen monitizador de la sociedad, a través del control de los teléfonos móviles, la monitorización de las redes sociales, y el control de la libertad de prensa. Volvemos a los años de mi adolescencia: España esta monitorizada, el desmonitizador que la desmonitarice, buen desmonitarizador será.

Pedro I. Altamirano

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.