viernes, 30 de septiembre del 2022

Rusia aplica su «Gran Hermano» en Moscú con la excusa del Covid-19 ante la crispación ciudadana

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

La Pandemia por Coronavirus está trayendo más tensiones a los ciudadanos que no solo las preocupaciones sanitarias. Esta crisis vírica puede servir de excusa y marcar un precedente en las libertades de sus ciudadanos a nivel global. Las condiciones a las que obliga el coronavirus pueden servir a Rusia para poner a prueba su tecnología sobre vigilancia, una posibilidad que desde hace tiempo ha levantado entre oenegés y activistas de derechos humanos el temor de que se use para el control de la población o de la oposición política.

El Gobierno había ordenado desde hace unas semanas el uso de una aplicación de móvil con la que se obligaba a vigilar el confinamiento, que se aseguraba que se limitaría a enfermos de la Covid-19 en cuarentena y no afectaría a toda la población. Con el endurecimiento de las medidas para atajar la pandemia, se añadió la posibilidad de que los habitantes de la capital puedan salir a la calle mediante un permiso electrónico a través de un código QR generado o enviado al teléfono móvil. Eso puede permitir comprobar que el permiso se utiliza correctamente.

- Publicidad -

Pero además el Gobierno también quería añadir este sistema a los enfermos de coronavirus obligados a cumplir cuarentena en su casa, sin explicar los motivos de esa necesidad si no se salia a la calle, así como a los que han llegado recientemente del extranjero (como los turistas rusos repatriados) que tienen que cumplir un aislamiento de 14 días en casa. Tanto unos como otros no deben salir a comprar ni a la farmacia, como sí puede hacer el resto de los 12,5 millones de vecinos de Moscú.

Una cámara de vigilancia en un paso subterráneo de Moscú, el pasado enero. La red de cámaras de reconocimiento facial también se usa ahora para frenar la expansión del coronavirus en Rusia. (KIRILL KUDRYAVTSEV / AFP)

El Gran Hermano «te vigila»

- Publicidad -

Pero desde este miércoles arranca en Moscú el proyecto piloto de control total sobre la ciudadanía ideado por el alcalde de la ciudad, Serguéi Sobianin, mediante esos códigos QR que se solicitan y extienden online. La finalidad más inmediata consiste en hacer seguimiento para posibilitar que los únicos que puedan eludir el confinamiento domiciliario obligatorio decretado para contener la epidemia de Covid-19 sean los trabajadores autorizados y quienes demuestren tener un motivo justificado para trasladarse por la ciudad.

Sin embargo, como temen las organizaciones que velan en Rusia por los derechos humanos, el procedimiento permitirá mantener tras el fin de la pandemia abundantes datos de los usuarios, que habrá que consignar al registrarse, sobre su identidad, domicilio, ocupación, empresa o institución para la que trabaja, trayectos que realizan comúnmente a través de la metrópoli y matrícula del vehículo. Hay que incluir también una fotografía.

- Advertisement -

Todo para, aprovechando la situación creada por el coronavirus, reforzar el «Gran Hermano» que el presidente Vladímir Putin se afana en construir para facilitar su objetivo de eternizarse en el poder. La ciudadania está al bode de la revuelta social y diferentes plataformas están interviniendo en las redes sociales para que esto no ocurra. Las entradas al metro, autobuses, tranvias, todo se controla con el QR. Lo que por otro tambien significaría que este control estatal se pudiera extender por otros paises de occidente tras China y Rusia.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.