El emérito pasó del escándalo de las comisiones denunciado por Corinna y se fue de cacería

El Rey Juan Carlos I se evadió del ruido mediático que generaron las acusaciones de Corinna yéndose a disparar perdices a Aranjuez.

La Casa Real española de los Borbones sigue aportando noticias que en otros momentos que no fueran los de la crisis sanitaria por la pandemia por coronavirus serian tratados de otra manera, Ahora sabemos que tras conocerse las acusaciones de Corinna sobre el rey emérito Juan Carlos I, este para evadirse del torrente incesante de informaciones, se fue de caza a Aranjuez junto a otros familiares según publica Vanitatis.

Así lejos de expresar su preocupación, el borbón se confinó en la Zarzuela después de que se decretara el estado de alarma por parte del Ejecutivo español, pero no sin antes como decimos, irse de caza. El monarca advirtió a su hijo que tenía que dar ejemplo para que el foco mediático se centraría sobre la Zarzuela. De hecho, aconsejó a su hija Elena, que también le acompañó durante el día de caza, que no saliera tanto, porque no era bueno para la imagen de la corona.

Era la semana del 9 al 13 de marzo, el estado de alarma se estaba fraguando en los hogares españoles y la Corona se encontraba ultimando los detalles del comunicado en el que anunciaría las medidas que Felipe VI tomaba contra su padre a raíz de unas nuevas informaciones que apuntaban a la presunta corrupción del Emérito.

Como ya hemos conocido, la venganza desatada por Corinna en la Zarzuela se saldó con Felipe VI anunciando que, llegado el momento, renunciará a la herencia de Juan Carlos I y apartando a éste del Presupuesto asignado para la Casa Real. El Emérito se encuentra en una posición cada vez más débil de cara a la opinión pública.

Exit mobile version