viernes, 12 de agosto del 2022

La usura del Ministerio de Defensa

|

Más noticias

- Publicidad -

Una vez más, vemos como los máximos responsables del Ministerio de Defensa juegan con las pensiones de unos soldados que decidieron defender a su país anteponiendo este a su propio bienestar, obligando en última instancia a defender su dignidad a las puertas del Congreso de los Diputados, al encontrar las puertas de los despachos del Ministerio de Defensa cerradas para aquellos que cumplieron su juramento ante la bandera.

Una vez más y siguiendo la hoja de ruta que Cuestión de Justicia y Honor ha descrito en otras ocasiones, se inició un proceso de acoso laboral, que terminó con el Soldado Fariña licenciado, marcado por falsas denuncias que ensuciaban la trayectoria profesional de un soldado para el cual la única ambición había sido servir a su País de la mejor manera posible.

- Publicidad -

Después de un expediente de falta de aptitudes psicofísicas por las lesiones causadas durante la realización de las pruebas físicas obligatorias de su Unidad, fue expulsado de las Fuerzas Armadas con una discapacidad reconocida por el Ejército del 25%, mientras la seguridad social le asigna el 53%, dejándole sin la pensión que le correspondería.

Esto lo que venía a significar era que mientras la seguridad social de asignaba una limitación del 53% para la realización de una vida normal, los médicos de la sanidad militar afirmaban que esa limitación, para una vida más exigente como era la militar, era tan sólo del un 25%.

- Publicidad -

Es importante recordar que el Ministerio de Defensa ofrece a sus efectivos la posibilidad de pertenecer a una mutua privada para ser atendido medicamente, esas mutuas en las que compatibilizan la segunda actividad médicos de la Sanidad Militar en activo, carecen de potestad pericial, pero sin embargo hemos conocido la pertenencia a los Tribunales Médicos de médicos de los mismos facultativos que atienden las mismas patologías en el ámbito civil.

Esta es la situación de desamparo en la que, al igual que otros compañeros, se encuentra el Ex soldado Agustín Ángel Fariña Peña, un militar que el día 3 de febrero comenzó una huelga de hambre frente al Congreso de los Diputados, para hacer visible su causa, como ya hicieron otros compañeros. La Historia se repite, mientras los Generales aumentan sus sueldos año tras año con la bula de los sucesivos Ministros de Defensa, la Purga de soldados próximos a los 45 años continua, utilizando los expedientes de pérdida de aptitud psicofísica como subterfugio administrativo que justifique una expulsión plausible, sin derecho a pensión alguna.

“En esa hora me sentí avasallado, humillado, amenazado, coaccionado, con un daño psicológico terrible!!”

Agustín Fariña
- Advertisement -

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.