La ministra Robles y su responsabilidad sobre los accidentes de aviones militares

El convenio para renovar los aviones de entrenamiento C-101 se han ido retardando hasta hace unas semanas, son aviones con mas de 40 años de antigüedad

Robles descartó en agosto que el avión estrellado estuviera obsoleto

La ministra de Defensa, Margarita Robles, anunció el pasado 31 de enero, durante su última visita a la Academia General del Aire (AGA), que el proceso para relevar los aviones de entrenamiento C-101 ya se había iniciado pues unos días antes se había firmado el convenio y por tanto, «se van siguiendo los procesos administrativos».

«Lo importante es que el compromiso que tenía el Ministerio en relación al avión entrenador, pues se han ido superando los obstáculos y finalmente este jueves –por el 28 de enero– se firmó el convenio para que se pueda poner todo el proceso en marcha».

Preguntada sobre el curso de las investigaciones de sendos accidentes mortales, Robles puntualizó que tienen un doble cauce, el judicial y la Comisión para la Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (Citaam), que es «independiente, de alto rigor y con los mejores profesionales cualificados» y se trabaja en ello.

La parte judicial, subrayó, «corresponde al juez decidirlo y nosotros estaremos a disposición del juez para colaborar en lo que sea necesario». «Al final, es la autoridad judicial la que tiene que determinar las posibles causas del accidente y de lo que ocurrió», ha explicado.

En declaraciones a la Cadena Ser, recogidas por Europa Press, Robles indicó en ese momento que el C-101, que tiene casi 40 años de vida, «en absoluto» es un avión obsoleto y consideró que «ningún comandante con la experiencia de Francisco Marín se habría subido al avión si no hubiera estado en condiciones».

«El avión podía operar perfectamente, todo funcionaba dentro de la normalidad», apuntó la ministra, que aseguró que «si hubiera que depurar alguna responsabilidad, ya se hará».

El Ejército del Aire encuentra restos del avión siniestrado en Murcia y confirma que el piloto no se pudo eyectar

El Ejército del Aire ha informado del hallazgo de restos del avión siniestrado frente a las costas de La Manga, en Murcia, y ha confirmado que el piloto, el comandante Eduardo Fermín Garvalena, no ha podido eyectarse del aparato.

El accidente ha tenido lugar a primera hora de la tarde de este jueves entre los kilómetros 6 y 7 de La Manga, en el termino municipal de San Javier (Murcia). Se trata de un C-101 de la Patrulla Águila que ha caído al mar durante un ensayo.

Los medios de búsqueda han encontrado ya restos del aparato y el Ejército del Aire no tiene «indicios» de que el comandante Garvalena haya podido eyectarse antes del siniestro.

El avión accidentado es el ‘solo’ de la patrulla, el encargado de llevar el avión a sus límites de la forma más segura y espectacular. El comandante Garvalena se incorporó a la Academia General del Aire en San Javier con una experiencia de más de 2.000 horas de vuelo en diferentes escuadrones del Ejército del Aire.

En el exterior, participó en la misión de Policía Aérea del Báltico en Lituania en el año 2016 y en la Operación Atalanta en Yibuti en 2018.

Es el tercer accidente de una aeronave de la Academia General del Aire en los últimos meses. Los dos anteriores tuvieron lugar en los meses de agosto y septiembre en sendos accidentes en los que fallecieron sus tripulantes.

El primer siniestro se produjo el 26 de agosto y también fue un C-101 el que cayó al mar frente a la costa de La Manga. En el accidente falleció el comandante Francisco Marín, piloto de la Patrulla Águila e instructor del Ejército del Aire.

El C-101 Aviojet es una aeronave dedicada a la enseñanza de pilotos y el vuelo acrobático que cuenta con más de 40 años de servicio en el Ejército del Aire español.

El segundo accidente tuvo lugar pocas semanas después, el 18 de septiembre, en aguas del Mar Menor. En él perdieron la vida el comandante Daniel Melero y la alférez alumna Rosa María Almirón. En este caso la aeronave siniestrada fue una de enseñanza elemental de la AGA, modelo Tamiz.

Salir de la versión móvil