jueves, 29 de septiembre del 2022

Pedro Sánchez un presidente fracasado, que aún no se ha enterado que Torra no el problema, sino el agravio a los catalanes y a Catalunya

|

Más noticias

- Publicidad -

Pedro Sánchez se las prometía muy felices el pasado mes de septiembre cuando decidió, a la vuelta de las vacaciones y a la vista de las encuestas, que no merecía la pena forzar su investidura como presidente del Gobierno, sino que era mejor volver a elecciones en busca de 140 escaños. Los asesores de Sánchez calculaban que Podemos y Ciudadanos sufrirían un considerable desgaste y que el PSOE mejoraría su resultado de abril (123 escaños).

Y lo cierto es que todo iba según lo previsto por Sánchez hasta que hace un par de semanas las encuestas comenzaron a detectar que el PSOE no sólo estaba lejos de los 140 escaños deseados, sino que tenía dificultades para conservar los 123 actuales. La infame Sentencia del juicio farsa al Procés, y la continuación de la represión del Estado en Catalunya, tienen la culpa.

- Publicidad -

Era de sobras conocido que la sentencia del procés se iba a cruzar en el camino de todos los candidatos hacia las elecciones del 10 de noviembre, pero era más difícil prever que el fallo del Tribunal Supremo iba a ir acompañada de semejante estallido de manifestaciones y reivindicaciones en las calles de Catalunya.

La manisfestaciones ‘activas’ en Catalunya -«sin precedentes», según explican los propios cuerpos policiales- incomodan a Sánchez, que no termina de decidirse a aplicar medidas excepcionales (ley de Seguridad Nacional) con el argumento de que los Mossos d’Esquadra están haciendo su trabajo y con la esperanza de que las noches de fuego y barricadas terminen cuanto antes. Aunque esto no ha hecho más que empezar.

Sánchez y Torra en una foto de archivo.
- Publicidad -

Sánchez, acorralado por Pablo Casado y Albert Rivera para que saque el manual de emergencia en Catalunya, ha optado por congelarse en el palacio de La Moncloa, siguiendo en cierta manera los pasos de la invisible delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera, incompareciente desde que las calles de Barcelona comenzaron a arder.

Mientras Sánchez hacia un tocata y fuga en Barcelona y Ada Colau aprovechaba para hacer campaña a su lado. Algo inconcebible. Es tratar de ningunear a los catalanes de forma escandalosa. Lo esta pagando en las encuestas y lo acabará pagando en las urnas. El problema es su incopetencia de no querer atender a Torra, presidente de todos los catalanes.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.