lunes, 15 de agosto del 2022

La inmersión lingüística de los andaluces en Catalunya es un modelo positivo

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

Para no complicarnos mucho con ideas poliédricas ni entrar en demagogias, ante las situaciones llamémosle incomodas que nos toca acometer, podemos ser pragmáticos y tratarlas de ‘base’ de dos maneras, siendo positivos, de forma natural, o siendo negativos

La política, las ideologías, a veces nos dan un claro ejemplo de ello. España tiene la gran suerte de poseer varios idiomas, oficial y cooficiales, según donde uno se halle a largo de su territorio. Depende de quién se trate, esto se puede ver como algo positivo o algo negativo.

- Publicidad -

Vox en Andalucía para dar su visto bueno a las primeras cuentas autonómicas de PP y Cs, ha obligado a aprobar este martes la ampliación de las subvenciones otorgadas a las entidades andaluzas en otras autonomías para incluir, de forma específica, actividades dedicadas al refuerzo del castellano allí donde se ha aplicado la inmersión lingüística de otro idioma cooficial del Estado, como en Catalunya o la Comunitat Valenciana.

La excusa del portavoz del Ejecutivo y consejero de Presidencia, Elías Bendodo Partido Popular-, es que el objetivo de esta nueva línea de subvenciones es fomentar que los descendientes de andaluces que residen en otras comunidades donde hay inmersión lingüística no tengan que abandonar sus raíces culturales. 

- Publicidad -

No hay necesidad de subvencionar un gasto de este tipo por no ver positivamente que la inmersión lingüista en ambos territorios es todo un éxito. Al contrario, ojalá se impartieran todos los idiomas del Estado en todos los territorios. La inmensa y bellísima cultura andaluza, no se pierde por aprender un idioma. En absoluto. De hecho hay cientos de miles de andaluces y descendientes de andaluces que confirman esa inmersión lingüística (el que suscribe esto el primero). Pero eso solo se entiende si se ve de forma positiva.

Banderas Independentistas de Andalucía y de Catalunya,

La ignorancia es muy atrevida.

- Advertisement -

Ha habido casos en que familiares de temprana edad escolar de guardias civiles han llegado a Catalunya y han denunciado esa inmersión ante los tribunales, han preferido acomodarse y esperar a que la justicia les pusiera remedio. Nada que objetar, pero eso es pensar negativamente, no ayuda a su España.

El Govern de Catalunya ya ‘ayudó positivamente’ con el modelo de inmersión lingüística y permitió más castellano en escuelas de zonas catalanoparlantes. Los centros que justificaron esa necesidad pedagógica pueden dar más clases en castellano para reforzar su uso entre alumnos menos expuestos a esta lengua.

El programa de subvenciones, para solucionar el tema desde la Junta andaluza actual, se aplicará a partir del 2020 con un fondo de 100.000 euros. Actuar de esta manera con el tema del ‘idioma’ es no saber que, sin los catalanes la historia de Andalucía no estará nunca completa, y sin los andaluces la historia de Cataluña sería sencillamente otra.

El siglo XIII fue un período de expansión de Catalunya, por el Mediterráneo y el norte de África. Cuando a mediados de esa centuria el valle del Guadalquivir fue conquistado por las tropas castellanas, es comprensible que hubiese catalanes que decidieran participar en la repoblación cristiana de esas tierras.

En las donaciones y privilegios regios, Alfonso X y Sancho IV señalaron que se debían aplicar las mismas normas a los catalanes que al resto de repobladores castellanos. En la primera oleada los catalanes repobladores no fueron comerciantes como tantas veces se ha repetido, sino soldados, artesanos y pequeños propietarios.

En el repartimiento de la ciudad de Sevilla encontramos catalanes como Guillem, Delmàs, Fillol o Arnau, hasta un “rico ome” de nombre Guillén de Monsalve, que daría lugar a unos de los linajes más importante de la época medieval. Incluso se puede asegurar que el lugar sevillano de Camas fue ocupado casi al completo por los conquistadores catalanes que procedían de Tarragona, Tortosa o Cardona.

Por los estudios del historiador castellano Julio González, se sabe también que del reparto de las tierras de Coria del Río se beneficiaron “500 omes buenos de Cataluña”, al parecer ballesteros que habían formado parte de las tropas enviadas por Jaume I el Conquistador.

Uno de los proyectos que Fernando III aplicó en Sevilla en 1250 fue favorecer la llegada de comerciantes y marineros que le asegurasen la disponibilidad de galeras a su servicio. Entre los beneficiados por esta medida destacaron sobre todo catalanes, como los Malgraner, Çinca, Arnau o Pelegrín… Y así hasta la actualidad.

Pedro Altamirano -centro con bandera del PNA- e independentistas catalanes en Barcelona.

Ser Positivos

En cambio, el Partido Nacionalista Andaluz, lo ve todo de manera positiva, y por eso ofrece sus sedes y espacios para la enseñanza del catalán. Hoy miercoles, ante la noticia anteriormente comentada sobre las subvenciones de la derecha española en Andalucia han emitido un Comunicado; este es integro el mismo:

“Lejos de recuperar a los emigrantes -si fuera eso lo que persiguen- el gobierno debe poner medios para impedir que se siga emigrando.”

        [“Lo creemos lógico para contrarrestar la campaña demagógica del gobierno andaluz, con la influencia ideológica de la extrema derecha. Ir a Cataluña a “enseñar Andalucía a los hijos de emigrantes” no va a favor de Andalucía, sino en busca de un enfrentamiento entre catalanes e hijos de andaluces, que nadie ha intentado antes. El gobierno de Juanma Moreno debería comprender –o al menos intentarlo- que los andaluces se vieron forzados a emigrar porque, por decisiones gubernativas, aquí se les negaba el trabajo necesario para subsistir.

Lo grave, lo peor es que esa situación persiste, con el mayor nivel de paro de Europa. Por lo tanto, si el gobierno andaluz quisiera evitar más emigración, debería poner los medios para industrializar Andalucía. Para reducir el paro a cero. Y, una vez conseguido eso, se sorprenderán al ver como muchos andaluces empiezan a volver. Y los que no vuelvan, no será porque se hayan olvidado de Andalucía, sino por las raíces que, como es inevitable, les retienen en su tierra de acogida.

Por tanto es una exigencia, un deber que el presidente Moreno y su equipo deberían acometer, el mejorar las condiciones de vida en Andalucía, promoviendo su industria y un comercio propio, para que el beneficio y los impuestos repercutan en Andalucía. Lejos de intentar recuperar a la emigración, deben poner medios para evitar que se siga produciendo. Si fuera eso lo que persiguen. Pero es de temer que no busquen eso ni por asomo. Su tarea consiste, simplemente, en crear división en Cataluña con dinero andaluz. Un dinero que deben emplear en mejorar la cultura y la enseñanza de los niños andaluces. Antes de hacer propaganda en otra Comunidad, tienen el deber de enseñar la historia y la cultura de Andalucía a los andaluces. La de verdad, no la cultura falseada, manipulada, que intentan exportar a Cataluña.

No habrían niños de procedencia andaluza en Cataluña, si los antecesores de Juanma Moreno hubieran cuidado la economía de Andalucía, siquiera en paridad con las demás comunidades. En cambio habrá más si el Sr. Presidente se gasta un dinero necesario en Andalucía en aleccionar y adoctrinar a niños nacidos en Cataluña por voluntad de los gobiernos españoles y andaluces. Si Moreno quisiera establecer lazos en vez de diferencias, podría facilitar la enseñanza de los idiomas oficiales en el Estado español, que es la mejor forma de comunicación y entendimiento.

A los andaluces nos gusta aprender. Más: nos encanta saber idiomas y lo demuestra que fuimos trilingües durante mucho tiempo, hasta la ocupación de nuestro territorio por una política que promueve la incultura para hacer más fácil el desgobierno. La política a la que responden el presidente andaluz y los tres partidos que lo forman.

En consecuencia, para acabar con la demagogia y el adoctrinamiento, el Partido Nacionalista Andaluz “Somos Andaluces”, pone sus sedes y locales a disposición de las autoridades y de las entidades interesadas, para que los andaluces que quieran puedan aprender catalán y otros idiomas peninsulares”].

Bien, los que quieren salvar España siempre buscan negación, confrontación, y mala resolución. Actuaciones y acciones como la del PNA -Partido Nacionalista Andaluz- , si cumplen, con todo, serán seguidos, aún más, de manera positiva para seguir creciendo.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.