sábado, 13 de agosto del 2022

La Familia Real española: La realidad de la misma se percibe en vacaciones con venganzas y ‘exilios’

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

La Casa Real española, a pesar de los intentos de sus responsables por trasmitir una imagen de equilibrio y control donde vive el Jefe del Estado, el rey Felipe VI, la reina consorte e hijas, es un verdadero polvorín. Más parecido a una novela de reyertas reales digna de cualquier escritor del siglo pasado o de una serie televisiva al estilo Dallas donde allí primaba el poder por el petroleo, y aquí el poder por la poltrona.

Como en muchas familias, cuando llegan las vacaciones o fiestas de señalar, es cuando se ve esa falta de diálogo y entendimiento familiar. Por ejemplo, según diferentes publicaciones del corazón, este es el segundo verano que Cristina, la hija del rey emérito don Juan Carlos, pasa sin su marido, que sigue preso en la cárcel de Brieva (Ávila)unas vacaciones muy distintas a las de toda su vida, incluso a las del año pasado, y es que su maniobra de despiste a la prensa ha resultado ser todo un éxito, al menos hasta la fecha.

Cristina y Letizia en ‘otros’ tiempos mejores.
- Publicidad -

¿Dónde está Cristina de Borbón? 

Mientras que la Infanta Elena ha pasado unos días en Mallorca con su madre, la Reina Sofía, y sus dos hijos, Victoria y Felipe, a la Infanta Cristina no se la espera. El caso Noos, pesa. Mucho. Según cuentan varias publicaciones, sí han estado sus dos hijos pequeños, coincidiendo con los primos Marichalar, Irene y Miguel. La hermana del Rey Felipe VI ha pasado dos semanas en Estados Unidos, donde sus dos mismos hijos, los mayores, han estado en un campamento. Por supuesto, en uno lejos de sus dos primas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía. La ex duquesa de Palma se ha instalado en casa de su cuñada, Cristina Urdangarín, que trabaja como médico en Minnesota, donde reside desde 1987.

- Publicidad -

Cristina intenta hacer lo del agua y el aceite, repelerse, y solo los hijos de Cristina e Iñaki han volado hasta Palma para acompañar a su abuela materna, (sin relación con la reina actual y con la del rey emérito) en este 2019 han sido Irene, a quien la vimos con Victoria Federica, y Miguel. En cambio sí es habitual que la hermana pequeña de Felipe VI se sume a las vacaciones de la familia de su marido en Bidart. Pero tampoco se le ha visto en la localidad francesa este verano, ni a ella ni a nadie de su familia política.

Antiguos veranos de la realeza: Cristina, Urdangarín y Letizia, cuando aún no era Reina.

Urdangarín el chivo expiatorio Real

- Advertisement -

Pero es que la hija menor de Juan Carlos y Sofía no ha querido estar fuera de España más de 15 días porque no quiere perder ni una de sus visitas a la cárcel de Brieva, Ávila, donde cumple condena su marido, Iñaki Urdangarin, desde hace más de 14 meses. Urdangarí se sigue considerando el chivo expiatorio para dar ejemplo en la actualidad y en el futuro, en la Casa Real española. No perdonan que el Rey emérito hiciera ‘algo más’ para no tener que cumplir la condena por el caso Nóos. Como si hizo por su esposa Cristina.

Cristina no pierde ni uno de los turnos que le conceden para pasar con su pareja. El ex jugador de balonmano no está muy animado y no es buen momento para dejarle solo. Cristina también ha decidido que no irá a Bidart (Francia), lugar donde se ha refugiado en verano en los últimos años acompañada de su familia política. Su suegra, Claire Liebaert, se encuentra delicada de salud y se quedará en Barcelona, donde reside con su hija mayor, Ana. Así que tampoco tiene mucho sentido su presencia al sur del país vecino.

Letizia y Cristina.

Desterrados de su isla

Y aquí viene el tema. Aunque lo más lógico es que pasara unos días con su madre en Palma, lo cierto es que la ex duquesa de Palma de Mallorca no puede pisar la isla que le dio nombre a su título. Al menos, mientras que su hermano, Felipe VI y su cuñada, la Reina Letizia se encuentren en la isla. Una cosa es que puedan verse en privado, pero desde luego, nadie puede hacerles una fotografía juntos. Letizia no perdona a las Infantas el trato recibido cuando ella era solo una ‘posible’ nóvia del futuro Rey.

Y por supuesto, es el cordón sanitario impuesto por el equipo de Zarzuela (venganza de Letizia mediante) para que el Caso Noos no dañe -todavía más- a la institución. “Ya tenemos muchas batallas propias como para volver a pelear con las del pasado”, comenta a El Español una de las personas que trabajan junto al actual monarca. Además, puede que su hermano haya olvidado algo, pero Letizia, su cuñada, ni olvida ni perdona.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.