«Salvem» denuncia fiestas privadas en barcos fondeados en calas de la Costa Brava

Las juergas se convocan a través de las redes sociales y se basan en bailar, comer y beber en las embarcaciones y en las rocas.

Una "abarlofarra" convocada como Paella Party, en Cala Masoni, Cap Roig.

Más de cuarenta embarcaciones deportivas con una decena de personas en cada una se dieron cita a través de las redes sociales el pasado sábado en las calas Massoni (Mont-ras) y la Banyera de la Russa, en el espacio protegido de Cap Roig en Calella de Palafrugell, para hacer un “macrobotellón” en el mar.

Los ecologistas de Salvem el Golfet consideran “inadmisibles” este tipo de fiestas que hace años que se hacen en la Costa Brava y que tienen un “grave impacto en el fondo marino”. Los ecologistas recuerdan que este entorno cuenta con la máxima protección ambiental, patrimonial y paisajista.

Según Salvem estas juergas, conocidas como “abarlofarras” (del término abarloar, situar un barco al lado de otro), se han detectado en Instagram, donde los participantes comparten imágenes con esta etiqueta. La última se convocó el día 10 a la una y el reclamo era llegar “con muchas ganas de fiesta y cargados de gin-tonics”.

También se instaba a los patrones a llevar “cabos, defensas y ancorines”, lo que muestra, según los ecologistas, “nulo respeto por el entorno y el fondo marino”. Desde Salvem denuncian que no es la primera fiesta de estas características en este entorno. El 13 de julio detectaron la sexta edición de la “Paella party” con 200 participantes. 

Salir de la versión móvil