Una eurodiputada insta al Estado español a prohibir la Fundación Francisco Franco, cuya existencia es una «anomalía democrática»

Ana Miranda de BNG insta a frenar el avance del fascismo en Europa que en su artículo 20 urge a los Estados Miembros a prohibir las asociaciones y organizaciones que hacen apología del fascismo y del nazismo".

Felipe VI y Francisco Franco

La eurodiputada gallega del BNG, Ana Miranda, ha criticado el «silencio» de la Eurocámara ante diferentes «expresiones del neofascismo en Europa» y ha puesto el foco en las actitudes «fascistas del gobierno italiano», tras la detención en Lampedusa de la capitana del barco Sea Watch International que llevaba a bordo 40 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo.

Según ha transmitido el BNG, Ana Miranda, la diputada sueca Soraya Post (S&D) y la italiana Eleonora Forenza (GUE), impulsoras de la resolución contra el avance del neofascismo en Europa, han hecho un llamamiento a las democracias europeas y, en concreto, al Estado español, para que cumplan las directrices que marca el documento que fue aprobado el 25 de octubre.

La eurodiputada gallega del BNG Ana Miranda.

«Tenemos una valiosa herramienta para frenar el avance del fascismo, que en su artículo 20 urge a los Estados Miembros a prohibir las asociaciones y organizaciones que hacen apología del fascismo y del nazismo», subraya Miranda, que junto a Post y Forenza –que no repiten esta legislatura– critica el silencio del Parlamento y de su presidente frente a situaciones como las de Italia.

Fundación Francisco Franco

Con respecto a España, la eurodiputada del Bloque ha recordado que en la resolución el Parlamento Europeo insta al Estado español a prohibir la Fundación Francisco Franco, cuya existencia es una «anomalía democrática».

«Mientras el Estado español incumple una resolución europea, los descendientes del dictador actúan con total impunidad», denuncia la eurodiputada del Bloque, en referencia a las demandas presentadas contra el colectivo 19 de Meirás por reclamar la devolución del pazo y al investigador Carlos Babío.

Salir de la versión móvil