martes, 07 de febrero del 2023

¿Por qué la repetición de las generales no es una opción?

|

Más noticias

Xosé Mexuto
Xosé Mexuto
Periodista
- Publicidad -

No, la repetición de las elecciones no es una opción y no lo es básicamente porque sería lo contrario de una operación win-win, o sea, sería una lose-lose situation: lo probable es que el PSOE perdiese La Moncloa porque, aunque pudiese capturar algo más de votos, vería como su hoy por hoy único aliado potencial, Unidas Podemos, caería a posiciones residuales en el Congreso, como un remedo de la antigua IU.

De PSOE e Unidas Podemos depende, aunque no sólo, que no haya elecciones generales again, así que, aunque ya sé que todo cálculo político es hoy temerario, me inclino a pensar que no las habrá. Y no las habrá porque el presumible ganador del nuevo combate electoral, qué infinita pereza, sería la derecha. No toda ella si consideramos su actual desmembramiento orgánico, pero sí su expresión más acabada y con nervio organizativo, ese PP que, pese a la hecatombe de las elecciones concatenadas, ha conseguido evitar el sorpasso de Rivera –fallido como el otrora de Iglesias– e incluso acaricia el poder en las poderosas plazas de Madrid.

- Publicidad -

Pues sí: en un escenario de hipotéticas nuevas elecciones, fruto de un eventual desacuerdo entre Sánchez e Iglesias, lo verosímil es que en el bloque de la derecha se replicase el fenómeno que se verificó el 28A en el ámbito de la izquierda: la concentración del voto en la fuerza percibida como más solvente. Si en las generales, locales, autonómicas y europeas, el pagano de ese fenómeno fue Unidas Podemos, en una nueva carrera destino a La Moncloa todo indica que la factura se la pasaría el electorado conservador a Ciudadanos y, sobre todo, a Vox.

El oráculo de las elecciones al Europarlamento fue en ese sentido ya muy significativo: en la derecha, el PP (con el 20,13 por ciento) se distanció muy claramente de Ciudadanos (12,17 por ciento) cuando en las generales la escuadra de Casado se había impuesto a la de Rivera en un agónico y apretado sprint con photo finish. En cuanto a Vox, su resultado con la vista puesta en Bruxelas indica que el globo se desinfla: obtuvo 6,20 por ciento de los sufragios, apenas 0,6 décimas más que Ahora Repúblicas, la candidatura tripartita de ERC-EH Bildu-BNG liderada por el preso político Oriol Junqueras. La ultraderecha sufriría especialmente el voto útil porque buena parte de las mesnadas más conservadoras retornarían a la fortaleza de Génova.

- Publicidad -

Por tanto, la amenaza proferida por Ábalos de nueva convocatoria electoral si PP, Cs y UP no facilitan la investidura de Sánchez carece en realidad de todo sentido: el PSOE se estaría amenazando a sí mismo!

En realidad, las nuevas elecciones no serían una amenaza para la derecha (ni siquiera para Cs y Vox, que bajarían significativamente en escanos, pero a cambio ganarían influencia política en el Congreso, donde sus votos, que ahora no suman, se tornarían decisivos), sino una bendición.

- Advertisement -

Por eso lo normal es que no nos obliguen a votar otra vez.

Por eso lo normal es que PSOE y UP gobiernen juntos, aunque ahora, en tiempos en que todo cambia de nombre (siempre es más fácil mudar de significante que de significado), al gobierno de coalición se le ponga el posmoderno mote de gobierno de cooperación.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.