El 155 abre una crisis en el Banco de Sabadell que sigue debilitado y en la cuerda floja

El presidente de la entidad, Josep Oliú, aprovecha cualquier momento para maquillar la situación económica del Banco.

El Banco de Sabadell, no levanta cabeza desde su huida con el 155

Los acontecimientos políticos y sociales provocados por la democrática escalada independentista en Catalunya hicieron que entidades bancarias como el Banco de Sabadell tomaran decisiones de las que es notorio aún se están arrepintiendo.

La vergonzante ‘intervención’ de la Generalitat con la aplicación del artículo 155 de la Constitución y, sobre todo, la facilidad que puso el Gobierno central para poder cambiar de sede a los bancos catalanes hizo que el Sabadell tuviera una excesiva prisa por cambiar el traslado de su domicilio social fuera de Catalunya.

De más de 5 euros la acción a menos de uno, una pérdida de más del 80% del valor

Los accionistas del Banc de Sabadell se las veían muy felices en aquel cercano 2010, sus acciones cotizaban en Bolsa por encima de los 5 euros. Llegó el proceso en septiembre de 2017 y el Banco de Sabadell ya tenía problemas y sus acciones ya estaban cotizando a 1,75 euros.

Vinieron las órdenes de Madrid con el 155 y les dijeron desde Moncloa que sacasen la sede de Catalunya y desde entonces la cotización de la acción ha sido una ruina según muestran los gráficos; hoy mismo la acción cotiza por debajo de 1 euro, un escándalo de mala gestión imperdonable.

Los accionistas históricos del Banco Sabadell, no hablamos de las grandes familias catalanas y españolas, también han perdido el 80% de su patrimonio, algunos han dejado sus ahorros de muchos años de esfuerzos.

 

La peligrosa fuga o huida cobarde de esta entidad, no le ha favorecido en nada y aún no ha reaccionado desde aquella aplicación del 155 y la fatídica decisión. Ya no es la misma entidad de entonces. Ahora que están de capa caída, explican que el objetivo del cambio de sede social era garantizar la seguridad jurídica que proporciona el marco regulatorio del Banco Central Europeo (BCE), faltando a la verdad.

Josep Oliu, presidente del Sabadell.

En estos momentos el Banco de Sabadell ha perdido la sintonía que tenía con la ciudadanía catalana, que era su mejor clientela. Ahora es un ‘banco más’ fuera de Catalunya, con un nombre ‘raro’ y poco reconocido que, se está debilitando a pasos agigantados, por culpa de haber seguido la línea de los del 155.

Se habla de que el Banco de Sabadell está pagando el haber traicionado a los suyos. Que esa debilidad económica por la que atraviesa puede ir haciéndose más y más grande. Desde LasRepúblicas.com, seguiremos informando…

Exit mobile version