Polémica entre los partidos políticos para decidir dónde sientan a Vox en el Congreso

El PNV ha pedido al PSOE no tener a los diputados de Vox a su lado, el PP se niega a sentarlos a su derecha, mientras Ciudadanos y PNV pugnan por situarse en la parte central del hemiciclo, una de las más visibles, los de Abascal rechazan ser enviados al gallinero.

El Congreso de los DIputados

La legislatura en el Congreso de los Diputados  dará comienzo formalmente el próximo martes y, con ella, la rivalidad entre los grupos políticos.

Pero antes de sentarse en los respectivos escaños, o precisamente por eso, una de las primeras decisiones que deberá tomar la Mesa del Congreso será la ubicación de los grupos en el hemiciclo.

No es una cuestión cualquiera, según 20 minutos, se advierte por los pasillos del Congreso. De ella depende, por ejemplo, su visibilidad en los próximos cuatro años. Tan importante que el PNV ha sido el primero en abrir fuego para pedir dos cosas a Adriana Lastra, la portavoz socialista que está liderando las negociaciones sobre el comienzo de la legislatura en el Congreso.

Los nacionalistas vascos no le han pedido tener un puesto en la Mesa, pero sí han dejado claro que sus 6 diputados no quieren tener cerca a los 24 de Vox. Ni al lado ni por encima del lugar que querrían seguir ocupando: el  mismo que tuvieron en la pasada legislatura, en la parte central del hemiciclo.

Cs también ha ocupado la parte central en los últimos años y allí quiere seguir, pero «expandiéndose» por esa zona porque pasan de 32 a 57 diputados. Igual que Cs no quiere cambiar de sitio, el PP se niega a ceder el espacio que desde una lógica ideológica quizá correspondería a Vox.

Los populares no están dispuestos a que los de Abascal ocupen el extremo de la derecha, la parte donde está el escaño del presidente del Gobierno cuando el PP ha estado en La Moncloa. Aluden para ello a los «usos parlamentarios» que, dicen, son fuente de Derecho.

Además, recuerdan que cuando Podemos llegó al Congreso, al PSOE no se le pasó por la cabeza situarlo a su izquierda, en el extremo donde hoy está el escaño del presidente. ¿Y qué dice Vox? En principio no pone más condición que negarse a  ser enviado al «gallinero». La polémica y la discusión están servidas.

Exit mobile version