jueves, 06 de octubre del 2022

Albert Rivera se escuda en el silencio mediático para ocultar su imagen falseada de ‘buena praxis’ personal

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

Albert Rivera se presentó en sus inicios en política como un centrista capaz de negociar a izquierda y derecha para tejer consensos en beneficio del país. Una imagen falsa que ahora, poco a poco, se va destapando.

Ahora su deriva es de ultraderecha sin tapujos. Solo el político afín al centralismo conservador español puro y duro le contempla. El rencor y el desprecio hacia Cataluña y su derecho a decidir –a pesar de haber nacido en ella– es flagrante.

- Publicidad -

Un ejemplo, reiterarse una y otra vez, sin venir a cuento ni porqué, en su voluntad para implantar de nuevo el art. 155 en ‘su tierra’, demuestra su animadversión enfermiza hacia los que no piensan como él.

Solo los interesados, no en una forma de gestión de Estado sino por sacar algún tipo de rédito, están de su parte. Por ejemplo, el IBEX35, la Banca, incluso la Justicia y sobre todo, los grandes medios de comunicación. En definitiva, un Estado hecho  a la medida de la derecha y la ultraderecha. Vendan lo que vendan publicamente.

- Publicidad -

Pincelada cronológica

Lo de Rivera viene de lejos. A raíz de su salto a la primera línea pública, empezó a convertirse en un rostro habitual de las tertulias políticas. El primer plató televisivo al que Albert Rivera empezó a acudir con cierta asiduidad fue el de Canal Català.

- Advertisement -

Televisión del empresario italiano Nicola Pedrazzoli en la que  eran tertulianos habituales personas como Josep Anglada, de la xenófoba Plataforma X Catalunya, antiguo militante de Fuerza Nueva y discípulo de Blas Piñar, o Rafael López Diéguez, secretario del partido Alternativa Española, franquista y yerno del anteriormente citado Piñar.

Tiempo después, pasó a ser presentado por los grandes medios de comunicación estatales como un partido laicista y progresista, aunque desde el principio lo bendijeron periodistas como Federico Jiménez Losantos y Pedro J. Ramírez, mientras lo apoyaban sin disimulo muchos políticos del PP y la propia Rosa Díez, quien llegó a actuar de madrina en el acto fundacional del partido. De ahí a lo que ya más o menos se conoce desde España.

Ahora esos grandes medios ocultan absolutamente todo lo que provenga, y se deba silenciar, de su paladín político. Lo último, lo que se está destapando en muchos de los medios digitales de bajos recursos –los únicos que no dependen del poder– (todavía). Estos son los detalles.

Actualidad silenciada

Ciudadanos compró para su líder, Albert Rivera, un coche de gama alta, un Lexus LS500H, cuyo un precio de mercado oscila entre 112 y 160 mil euros, según el Digital de Sevilla.

Hace unas semanas el programa Socialité de Telecinco descubrió que Rivera había alquilado junto a la cantante Malú, una mansión en La Finca, una exclusiva urbanización de Madrid.

Según detalla la revista Pronto el casoplón está en el mismo lugar donde tienen chalets Cristiano Ronaldo, Luis Alfonso de Borbón, Alejandro Sanz o Borja Thyssen.

La lujosa mansión a precio de chollo de Albert Rivera y Malú.

La mansión tiene piscina, jardín, 5 habitaciones, bodega y dos salones, y su coste sería de 3.500 euros al mes según la revista, en una zona donde los alquileres rondan los 25.000 mensuales.

Al parecer este chollo se debe a que la casa es de las hermanas García Cereceda, amigas de Rivera e hijas del impulsor de la urbanización. Utiliza su influencia política para este tipo de dudosa ‘praxis’. Al final, favores con favores se pagarán.

Al alquiler hay que añadir los servicios de mantenimiento de la piscina, la seguridad privada de la zona sin contar electricidad, agua, impuestos y otros extras. Ningún ciudadano de a pie podría asumirlo.

Rivera tiene un sueldo de 3.900 euros brutos al mes, más 879 euros en dietas para la manutención y alojamiento. A esta cifra de 4.778 euros al mes hay que sumar lo que recibe de extra por ser líder del partido, que aseguran son 2.000 euros más.

Todavía no se ha hablado durante minutos y minutos de ello en Al Rojo Vivo o La Sexta Noche, programas de LaSexta. Tampoco las portadas de todos los periódicos nacionales han abierto con el tema. Sin embargo, cuando Pablo Iglesias e Irene Montero se compraron su casa, la cosa fue muy diferente, qué casualidad.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.