viernes, 19 de agosto del 2022

El ‘procés’ catalán, uno de los factores que ha desencadenado la detención de Julian Assange

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

Refugiado en la embajada de Ecuador desde agosto de 2012, Julian Assange habría pasado casi siete años, en el que su situación y el desencuentro con las autoridades de Ecuador han ido empeorando.

Catalunya y el procés independentista no han sido ajenos a las circunstancias de la evolución del cierre de Assange, sino todo lo contrario. El conflicto comenzó en septiembre de 2017, a raíz del referéndum del 1 de octubre.

Julian Assange
- Publicidad -

Desde la cuenta de Twitter de WikiLeaks, Assange promovió una encuesta sobre el sentido del voto de los ciudadanos que tenían intención de participar en el 1-O. El resultado fue a favor de la independencia de manera abrumadora.

Más allá de esta iniciativa, Assange se posicionó claramente a favor de la celebración del referéndum prohibido por el Tribunal Constitucional, a través de su cuenta de Twitter y también en una intervención por videoconferencia dirigida a los estudiantes que se habían encerrado en la Universidad de Barcelona.

Videoconferencia de Julian Assange con estudiantes encerrados en la Universidad de Barcelona antes del 1-O
- Publicidad -

Defendió que el ‘procés’ catalán es «pacífico y democrático» y recomendó aplicaciones y medidas para mejorar la ciberseguridad, al tiempo que alertaba de las posibles intromisiones de los gobiernos, que decía que podían acabar cortando la conexión a internet.

Durante la jornada del referéndum, hizo mensajes en Twitter hablando de «movilización masiva de la Policía Nacional y la Guardia Civil» para «atacar los centros de votación catalanes».

- Advertisement -

La relación de Assange con Catalunya había comenzado antes, durante la Diada, que siguió y difundió con una serie de mensajes a través de Twitter en el que planteaba que Europa, después del 1 de octubre, podría ver «el nacimiento de una nueva nación de siete millones y medio de habitantes o una guerra civil».

Diada del 11 de septiembre de 2017

El 16 de octubre de 2017, Assange también se hizo eco de la detención de Jordi Cuixart y Jordi Sànchez explicando que «España acaba de crear sus primeros prisioneros políticos de alto nivel en relación con el referéndum de Catalunya».

Durante el mes de octubre, Assange continuó haciéndose eco de la situación política en Catalunya, con tuits sobre la declaración de independencia suspendida por Carles Puigdemont el 10 de octubre y la intención del entonces presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, de salir adelante con la aplicación del artículo 155.

Y continuaba…

A raíz de su posicionamiento público a favor del ‘procés’, Assange fue advertido por el gobierno de Ecuador que dejara de opinar sobre Catalunya, con el argumento de que «su obligación» era «no hacer declaraciones o actividades que pudieran afectar a las relaciones internacionales del Ecuador (…) como ocurre con España «.

Después de un tiempo de silencio, Assange volvió a hablar sobre Catalunya a raíz de la detención de Carles Puigdemont en Alemania, en marzo de 2018. El fundador de WikiLeaks la comparaba con la detención del presidente Companys por parte de la Gestapo el 1940.

Fue la gota que colmó el vaso, para que, dos días después, el 28 de marzo, el gobierno de Ecuador anunciaba que había cortado el acceso de Assange a internet «ante el incumplimiento del compromiso escrito que asumió» en diciembre del 2017 «de no emitir mensajes que supusieran una injerencia con otros estados».

Lenín Moreno, presidente de Ecuador (EFE)

Cinco meses después, coincidiendo con el sexto aniversario del cierre de Assange en la delegación diplomática ecuatoriana en Londres, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, insistía en posibles represalias contra el fundador de WikiLeaks, a pesar de reconocer que ya no interfería en la soberanía de ningún país.

Entre estas medidas contra Assange, Moreno no descartaba la expulsión de la embajada, que se ha acabado produciendo al cabo de ocho meses.

Puigdemont se solidariza con Assange

El presidente legítimo de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha mostrado su «apoyo y solidaridad» con el fundador de Wikileaks: «Mi afecto personal ante esta situación injusta. La Unión Europea debe proteger derechos fundamentales, debe garantizar que la defensa de las libertades tendrá siempre amparo «.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.