miércoles, 30 de noviembre del 2022

Rodolfo Martín Villa, la España oscura, ayer y hoy

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

Hoy se cumplen 80 años del fin de uno de los episodios más terribles y sangrientos de la historia de España: la Guerra Civil. Este 1 de abril de 2019 se cumplen ocho décadas del último parte de guerra firmado por Franco: «Cautivo y desarmado…» Pero resulta paradójico que la frase más increíble de aquel texto sea la última. Porque, ni la guerra terminó entonces, ni hubo transición de verdad, ni ha finalizado a día de hoy.

Al periodo desde el alzamiento o golpe de Estado al Gobierno republicano elegido democráticamente en las urnas en aquel entonces, allá por 1936 hasta las elecciones del 6 de diciembre de 1978 en que se ratificó en referéndum la Constitución española, se le ha denominado de muchas maneras, siempre como una durísima y negra etapa de represión, o simplemente, Franquismo.

- Publicidad -

En ese tiempo han entrado y salido personajes de la política española con mayor o menor acierto en apoyo del régimen fascista instaurado en España, delante en primera línea, o en la sombra como ahora. Con apariciones al estilo VOX o desde el anonimato.

Tras el fallecimiento de Franco apareció la etapa de la transición que siempre ha dado personajes oscuros, a la altura de ese franquismo que lo cubría y sigue cubriendolo todo en la piel de toro. Uno de esos personajes franquistas, por derecho, es Rodolfo Martín Villa (Santa María del Páramo, León, 3 de octubre de 1934).

- Publicidad -

Este ex politico comenzó su carrera durante la dictadura franquista, donde ejercería diversos cargos como Jefe Nacional del Sindicato Español Universitario (SEU), secretario general de la Organización Sindical o gobernador civil de Barcelona.

También ostentó el cargo de procurador en las Cortes franquistas. Considerado uno de los políticos clave de la transición por su vinculación al franquismo desde los puestos que ocupó en el gobierno como ministro de Gobernación en el gobierno de UCD entre 1976 y 1979. Ahora es un empresario de 84 años.

- Advertisement -

La Matanza de Vitoria

Tras la muerte del dictador, en diciembre de 1975 entró en el gobierno como ministro de relaciones sindicales, viéndose implicado en los terribles sucesos de Vitoria de marzo de 1976, también conocidos como matanza del 3 de marzo,

Sucesos de Vitoria.

Los hechos sucedieron a las cinco y diez de la tarde del 3 de marzo de 1976 cuando efectivos de la Compañía de Reserva de Miranda de Ebro y de la guarnición de Vitoria de la Policía Armada desalojaron de la iglesia de San Francisco de Asís del barrio de Zaramaga, populoso barrio obrero situado al norte de la ciudad, a 4.000 trabajadores en huelga reunidos en asamblea.

La policía lanzó gases lacrimógenos al interior de la iglesia y disparó con fuego real y pelotas de goma a las personas que salían del recinto. Murieron cinco personas y fueron heridas más de ciento cincuenta.

La Transición: un cuento de hadas con 591 muertos

Apenas cuatro meses después de aquella matanza, el 5 de julio de 1976, Rodolfo Martín Villa pasó a ocupar la cartera de Gobernación (que recibió el nombre de Interior en 1977) hasta el 5 de abril de 1979. Es decir, Rodolfo Martín Villa fue el responsable de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado durante casi tres años.

No acaba ahí su curriculum. Durante la etapa de Martín Villa como ministro de Gobernación e Interior fueron asesinados en las calles 35 ciudadanos españoles por disparos de la Policía Armada, Guardia Civil y grupúsculos de extrema derecha. Muertos por los que aún, a día de hoy, nadie ha pedido explicaciones.  

Martín Villa fue responsable directo de la cartera de Interior durante la cual muchos manifestantes fueron asesinados impunemente por disparos de la Policía y de la Guardia Civil. Los datos son escalofriantes.

Entre 1975 y 1983, España vivió 591 muertes por violencia política. De ellos, nada menos que 188 de los asesinados, los menos investigados, entran dentro de lo que se denomina violencia política de origen institucional. Es decir, los asesinatos “desplegados para mantener el orden establecido, los organizados, alentados o instrumentalizados por las instituciones del Estado”.

Sólo en 1977, con Martín Villa al frente del «Orden Público», la Policía cargó de manera violenta contra 788 manifestaciones en España, el 76% del total. Este orden público represivo fue un factor determinante de la Transición. Por llamarla así.

Sirvió para frenar a la izquierda, que entró en el juego y renunció a las calles, donde se producían las reivindicaciones más fuertes. El cambio del franquismo a la democracia debía hacerse con el menor coste político. Ese es parte del legado de este oscuro personaje de la transición.

La Jueza María Servini

La Justicia Argentina

Ante tal despliegue de anomalías democráticas, sin que la justicia española mediara para depurar responsabilidades, y ante la gravedad de los hechos mientras estuvo en el cargo, la justicia argentina con la jueza María Servini a la cabeza, ha citado al ex ministro a comparecer ante la Justicia.

Este pasado miércoles se le anuncio que será el 9 de septiembre de este año 2019 cuando tenga que desplazarse hasta Argentina a declarar. Desde que fue imputado en octubre de 2014, tras una querella del año 2010 de la Asociación para la Recuperación de la Memoria, Martín Villa no ha querido ampararse en la prescripción de los delitos ni en la Ley de Amnistía de 1977 porque sostiene que no ha cometido ningún delito.

Según le dice a la jueza, «Después del tiempo y esfuerzo dedicados a poder responder sin haberlo conseguido -por una dilación ajena a su voluntad y a la mía- no oculto que es aún mayor si cabe mi deseo de declarar», “Voy a ir a declarar porque llevo cuatro años y medio pidiendo al Juzgado que me permita responder a las acusaciones contra mí”, le ha contestado.

La jueza argentina señala que la Justicia española ha denegado sus comisiones rogatorias porque los supuestos delitos de lesa humanidad que se le atribuyen han prescrito. Además, sobre estos delitos tampoco cabe aplicar la imprescriptibilidad -que entró en vigor en España en 2004- y no serían punibles en virtud de la Ley de Amnistía.

Campaña para que se juzgue a Martín Villa

Víctimas del franquismo han iniciado una campaña, para que se juzgue a Martín Villa. Una treintena de organizaciones han denunciado «la política de impunidad del Estado español en relación a la falta de investigación y enjuiciamiento de los crímenes contra la humanidad» cometidos durante la dictadura y la transición.

El manifiesto añade que «Rodolfo Martín Villa fue uno de los principales artífices de este proceso y de su política represiva«, sobre todo entre 1975 y 1976 cuando fue ministro de Relaciones Sindicales y de Gobernación.

Villa en la actualidad.

Mientras él, es conocedor de esa prescripción juridica inventada a su medida, sabe que sigue teniendo el soporte de ese franquismo que aún permanece en España del que se hablaba al principio, lo que le hace mantenerse firme. Tanto es así que Rodolfo Martín Villa ha seguido recibiendo premios desde el Estado español como el concedido por Felipe VI, «la Medalla Conmemorativa de las Cortes Constituyentes»…

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.