viernes, 12 de agosto del 2022

El cambio climático en la Península Ibérica: veranos cinco semanas más largos que en los años ochenta

|

Más noticias

Josep Herrera
Josep Herrera
Periodista Journalist Press                                                                                                                                                                             diariolasrepublicas@gmail.com
- Publicidad -

El cambio climático se ha instalado en España y sus efectos se notan ya, principalmente, en las temperaturas. No es solo una sensación, son datos contrastados. Por ejemplo, el verano dura ahora de media en España casi cinco semanas más que a principios de los años ochenta. Y, además, es más caluroso.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y el Ministerio para la Transición Ecológica han presentado este martes un avance de los datos del proyecto Open Data Climático, que recoge algunas evidencias de los impactos del calentamiento global en España en los últimos 40 años.

- Publicidad -

De acuerdo con los datos aportados por el ministerio, hay más de 32 millones de personas en España directamente afectadas por las consecuencias según El País.

En rojo las zonas que más temperaturas altas reciben.

Beatriz Hervella, una de las portavoces de la Aemet, ha explicado que esos 32 millones corresponden a quienes viven en zonas donde los veranos son más calurosos y largos, se da una acumulación de años muy cálidos en la última década y se padece el aumento de frecuencia de las llamadas noches tropicales, aquellas en las que la temperatura mínima «supera o iguala los 20 grados» durante un día completo.

- Publicidad -

«No podemos impulsar ninguna política que no sea compatible con las alertas» que lanzan desde el mundo científico, ha concluido la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, tras la presentación del informe.

El documento resalta, además, que «la superfície con clima semiárido ha aumentado en 30.000 kilómetros cuadrados» en los últimos 30 años en España. Las zonas más afectadas por ese incremento son Castilla La Mancha, el valle del Ebro y los Países Catalanes.

- Advertisement -

Se trata de zonas de climas mediterráneos clásicos o continentales que se han transformado en semiáridos y, principalmente, han visto una reducción de las lluvias, ha detallado Rubén del Campo, portavoz también de Aemet.

La sequía es un fenómeno habitual y, por efecto del cambio climático, de magnitud creciente. Sus efectos son conocidos y predecibles, pero se agravan sobremanera cuando la mala gestión y la improvisación se impone a la protección de los recursos naturales.

También la temperatura media solo de la última década es 0,9 grados superior a la de ese período. Bajo estas condiciones, el agua disponible en los ríos y acuíferos se ha reducido un 20 % en 25 años. 

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.